Cargando contenido

Foto referencial cortesía Fenalco



El directivo de la Red de Justicia Tributaria, Mario Valencia, afirmó que es necesario realizar un revolcón a la forma como empresarios y trabajadores abordan las negociaciones para el incremento del salario mínimo.

Según el experto, "en los 20 años de labores que lleva en el país, la Comisión de Concertación de Políticas Salariales y Laborales solo ha logrado en cinco oportunidades concertar el reajuste, lo que indica un 25% de acierto y un restante 75% de fracaso".

Indicó que la Mesa de Concertación, "consiste en que el gobierno se sienta en la mitad a observar cómo los gremios y las centrales sindicales debaten sobre el aumento del salario. Al final por decreto es el ministerio de Hacienda quien decide arbitrariamente cuál debe ser el aumento. Esto debe cambiar". (Lea también: Reportan aumento en precios de papa, huevo, queso y hortalizas)

Valencia señaló que tanto empresarios como trabajadores deben buscar mecanismos que permitan llegar a acuerdos sobre la evaluación de la situación estructural de la economía, "de la cual el gobierno no es convidado de piedra, sino -más bien- el mayor responsable. La crisis económica del país no es consecuencia de la naturaleza, sino de las malas decisiones".

Para el experto, "la productividad es baja porque no se crea riqueza de alto valor. El país no es competitivo y los empresarios tienen un marco institucional adverso a las potencialidades de producción".

Sostuvo que algunos gremios no representan los intereses del empresariado nacional y por eso no cuestionan esta realidad.

"Quienes pagan los platos rotos son los trabajadores, el eslabón más débil del círculo vicioso de estancamiento económico. La calidad del trabajo es mala y la remuneración es insuficiente para garantizar una mejor calidad de vida. Este es un factor que afecta el consumo y por ende la producción local", insistió Valencia.

Dijo además que los empresarios "no pueden pensar que el éxito de su negocio consiste en competir con salarios bajos. La responsabilidad no es exclusiva de ellos, pero sí deben sumarse a las exigencias de un cambio en la visión económica del país para alcanzar más elementos de competitividad y tener la oportunidad de crear más riqueza que se distribuya con equidad", expresó.

Proceso

La ley prevé que debe haber un acuerdo, a más tardar el 15 de diciembre, y si no se logra el Gobierno deberá, antes del 31 de diciembre, expedir el decreto con la fijación del nuevo salario.

Las partes acordaron que este martes se realice un nuevo esfuerzo por acordar el salario para más de 1.4 millones de trabajadores en el país.