El Ministerio asegura que aprobó y entregó el presupuesto que pidió la Registraduría.

Tarjetones
Tarjetones de la consulta interpartidista.
Colprensa

El Ministerio de Hacienda y Crédito Público le respondió a los reparos hechos por el registrador Nacional del Estado Civil, Juan Carlos Galindo, sobre falta de recursos para la impresión de todos los tarjetones que se requerían para las consultas interpartidistas.

En un comunicado de cuatro puntos, el Ministerio aclaró que "en oficio GP-025 del 31 de enero de 2018 la Registraduría solicitó $26.450 millones para las consultas partidistas, con el fin de imprimir 30 millones de tarjetones".

Según la entidad, en esta comunicación la Registraduría informó que esta cantidad “no generara inconvenientes al momento de la distribución de la totalidad de los puestos de votación que se instalarán para las elecciones al Congreso de la República en el país y en el exterior”.

Para el Ministerio, las consultas utilizaron alrededor de 10 millones de tarjetones, aproximadamente el 33% de los que se imprimieron. "De esta manera, el presupuesto solicitado y aprobado fue suficiente para atender las necesidades de dichas consultas, prueba de ello es que se registró un sobrante de 20 millones de tarjetones frente a lo presupuestado y aprobado".

Por último la entidad dijo que el Gobierno nacional "no participa de la organización y logística del proceso electoral. La Registraduría es autónoma en la distribución de los tarjetones". 

"Este Ministerio no tiene ninguna injerencia en la utilización de los recursos asignados", apuntó.

Registrador

Por su parte  el registrador del Estado Civil, Juan Carlos Galindo defendió el proceder del organismo ante la falta de tarjetones para las consultas interpartidistas que se adelantaron este domingo en el país.

Galindo explicó que ante la falta de tarjetones se optó por un plan para superar la situación recurriendo afotocopiar las tarjetas electorales y así garantizar que los ciudadanos pudieran ejercer su derecho al voto.

"Hubo un faltante que se superó con las tarjetas de otros puestos y con fotocopias, eso estaba previsto y estuvo en regla con lo que convenimos con los partidos", aseguró el registrador.

Recalcó que la falta de recursos fue la que no permitió que se imprimieran las 36 millones de tarjetas para las consultas.

"Hubiéramos querido evitar  al 100% esta problemática, porque hubiéramos tenido que disponer de 36 millones de tarjetas, una para cada una, es decir, 36 millones para las consultas y 36 más para Senado y 36 millones para Cámara. El tema fue de recursos", recalcó Juan Carlos Galindo.

Según Galindo, se necesitaban $30.000 millones y el Gobierno solo giró cerca de $27.000 millones.

Por su parte, tanto la Fiscalía como la Procuraduría y Contraloría General anunciaron que adelantarán investigaciones por este capítulo de la falta de tarjetones para la consultas interpartidistas.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido