Cargando contenido

Señaló que quiere gozar de su pensión, tras más de dos décadas a cargo de la empresa.

 Antonio Celia
Colprensa

Luego de 26 años de estar en el cargo, renunció el presidente de Promigas Antonio Celia. El directivo envió su dimisión a los miembros de la junta directiva.

En su carta de renuncia, Celia manifestó que quiere gozar de su pensión, luego de haber padecido en 2014 un cáncer del cual, por fortuna, salió avante.  "Cuando en abril de 2014 fui diagnosticado con cáncer, la perspectiva de mi vida cambió abruptamente. Me di cuenta de lo frágil que es la existencia humana y decidí modificar mis prioridades. Me propuse, entre otras cosas, retirarme de la vida corporativa al cumplir los 60 años. Este año, en agosto, cumpliré 61, y aunque he logrado superar esta terrible enfermedad, llegó la hora de emprender una vida diferente por lo que les anuncio que a partir del 1 de septiembre de 2018 disfrutaré de mi pensión", señaló el directivo.

Celia afirma además en su carta de dimisión que "aquí, he construido amistades entrañables basadas en la afinidad que dan los principios, los valores, y sobre todo, la honestidad". 

El directivo hizo un balance de su gestión al frente de la empresa. "En 25 años, pasamos de atender 210.000 usuarios residenciales a 3.900.000 en 2017", indicó.   

También sostuvo que en los últimos 25 años la empresa creció a una tasa promedio de 21% llegando en 2017 a $3.4 billones. "Este año nuestra utilidad fue la más alta de nuestra historia", sostuvo Celia. 

Promigas cuenta hoy en día con un portafolio de inversiones conformado por 20 compañías de servicios de transporte y distribución de gas natural, distribución y comercialización de energía eléctrica, soluciones integradas para la industria, generación de energía y gas natural licuado. 

"Con probada competitividad y éxito llegó a Perú, con la adquisición, en 2006, del 40 % de Cálidda, empresa distribuidora de gas natural en Lima y Callao", señala la empresa en su sitio Web. 

 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido