Cargando contenido

Harry Sasson y Acodres pidieron al Gobierno a través de La FM mantener auxilios económicos. Cuestionan decisión de que operen en las calles.

Piden una reapertura
En varios restaurantes y negocio fueron colocados los trapos rojos.
Foto suministrada por la comunidad

La pandemia parece aún no tener un punto final y en Colombia se vivirá el pico en el mes de agosto por lo que diferentes ciudades han recrudecido sus restricciones con nuevas cuarentenas.

Estas medidas que buscan frenar la propagación del virus afectan la economía duramente, mientras el Gobierno busca ese equilibrio con la salud.

Los restaurantes, uno de los más afectados con la emergencia sanitaria, lanzaron un SOS al Gobierno porque han cerrado ya 36.000 establecimientos, así lo aseguró en La FM Guillermo Gómez, presidente de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica (ACODRES).

Lea también: En septiembre se reactivarán los vuelos internacionales, pero no a todo destino

“Esto son 300 mil empleos destruidos, que ya no se pueden recuperar porque esos 36 mil establecimientos no volverán a abrir. Si llegamos a diciembre en esta situación, tenemos una dolora cifra: 60 mil establecimientos que cerrarán, casi un 65% de la industria. Es una tragedia”, indicó.

Así mismo opina el reconocido chef Harry Sasson, quien cuestionó la decisión de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, de autorizar los pilotos para reabrir, poniéndolos a invertir para cumplir con los protocolos de bioseguridad sin advertirles que ordenaría el cierre en cuestión de días.

“Primero un piloto no puede ser para un asunto de tres días, es un golpe que hemos recibido los restaurantes y sus trabajadores”.

Le puede interesar: Así lucen las localidades que iniciaron la cuarentena estricta

Además criticó que ahora solo podrán reabrir los restaurantes que tengan cerca gran espacio público para poder atender sobre las vías habilitadas, cuando ellos ya acondicionaron sus negocios para atender bajo los protocolos.

“Bogotá es una ciudad donde hace sol y a los cuatro minutos cae un aguacero, entonces la gente que hará con el plato de comida. La gente tampoco puede usar baños de los establecimientos, nos van a dar baños, es muy difícil y eso se vuelve foco de contaminación”, agregó.

El representante de Acodres manifestó que el peor daño que se les puede hacer es “abrirlos para volverlos a cerrar. Los pilotos los estamos asumiendo para lograr una reapertura que garantice que sigamos abiertos, independientemente de lo que pase con la pandemia”.

Aseveró que los restaurantes alistaron todo para cumplir con protocolos, invirtieron recursos “de donde no tenemos y nos sacan ahora a la calle sin posibilidad de reabrir el restaurante, nos quedamos con protocolos montados. En la calle estamos más expuestos porque entran a jugar otros factores de riesgo”.

Finalmente ambos pidieron al Gobierno que extienda los alivios económicos que vencen en agosto como el hipoconsumo al 0%, IVA para franquicias al 0%.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido