Foto Standard & Poors

  Por: Jorge A. Restrepo ??La agencia calificadora de riesgo Standard and Poors emitió un reporte en el cual cambió su perspectiva del sector bancario colombiano, de estable a negativa, señalando los riesgos que afronta la banca colombiana para financiar una rápida expansión del crédito. En una nota de Análisis de Riesgos de la Industria Bancaria por País, (BICRA, por sus siglas en inglés) emitida este martes, la agencia señala que mantiene la calificación de la industria bancaria de Colombia (actualmente en nivel 5 de 6, la segunda más alta, mejor, calificación). Si bien la agencia no cambia la calificación de la industria o de entidades específicas, sí señala que la perspectiva del sector es ahora negativa, cuando antes era estable. El riesgo asociado a financiar la expansión del crédito mediante depósitos de ahorradores, en un contexto de desaceleración de la economía, es la principal razón que cita Standard & Poors que sustenta su perspectiva negativa. En palabras de la agencia: "El ritmo de otorgamiento de crédito, que ha sido más rápido que el de los depósitos en el sistema financiero colombiano y la relativamente menor participación de los depósitos minoristas en la industria, reflejan una mayor dependencia de fuentes de fondeo mayoristas, que consideramos son menos estables ante situaciones de estrés económico o en los mercados. De tal manera, la tendencia negativa en el riesgo de la industria refleja la potencial vulnerabilidad en el fondeo del sistema." También señala el documento que, de materializarse tal calificación, se reduciría la calificación de riesgo de algunas entidades financieras colombianas. Este anuncio es el primero de una agencia calificadora de riesgo que indica un cambio de perspectiva hacia una negativa, sobre un sector de la economía colombiana. Standard and Poors señala que "mantenemos la tendencia del riesgo económico como estable", haciendo referencia a que la señal que emite de tendencia negativa es sobre la industria, y no sobre la economía del país. En términos de entidades financieras, salió bien librada la Financiera de Desarrollo Nacional que recibe un ascenso de perspectiva negativa a estable, lo cual mejorará su capacidad de conseguir recursos en el exterior para financiar las vías de cuarta generación. Tal mejora se obtuvo, precisamente porque la FDN será capitalizada con los recursos de la venta de ISAGEN que fue desbloqueada por el Consejo de Estado. Finalmente, y pese a la perspectiva negativa de la industria bancaria, Standard and Poors reafirma su perspectiva de estable de cinco entidades financieras colombianas así:

  • Bancolombia, S.A. y Compañías Subordinadas (Bancolombia; BBB-/Stable/A-3);
  • Banco de Bogotá S.A. y Subsidiarias (BBogotá; BBB-/Stable/A-3);
  • Banco Davivienda S.A. (Davivienda; BBB-/Stable/A-3);
  • Financiera de Desarrollo Territorial S.A. FINDETER (Findeter; BBB/Stable/A-2); and
  • Credivalores - Crediservicios SAS (Credivalores; B+/Stable/B).