La calificadora internacional de riesgos Standard & Poors mantuvo estable la calificación crediticia del país, que está en BBB.

Así mismo, la firma decidió dejar estable la perspectiva económica colombiana que actualmente se encuentra en terreno negativo.

Para Standard, la decisión "refleja el riesgo de que Colombia pierda su actual calificación si el desbalance fiscal no mejora en los próximos 18 meses".

Sostuvo además que "la debilidad de los precios mundiales de productos básicos han pesado sobre las exportaciones de Colombia, de inversión, y perspectivas de crecimiento económico, y al mismo tiempo la deuda externa ha seguido aumentando rápidamente como proporción de las exportaciones a pesar del ajuste en la cuenta corriente".

Señaló también que "nuestra solicitud y argumentación es que Colombia ha hecho todo lo necesario para consolidar su calificación BBB con perspectiva estable; esperamos que así sea".

Esta es una de las calificaciones que estaba esperando el Gobierno tras la visita que el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, realizó a tres de las principales firmas calificadores con sede el Nueva York: Fitch Ratings, Moddy's y Standard & Poors.

En aquella oportunidad, el ministro señaló que había sido una visita productiva, ya que había tenido la oportunidad de presentar la reforma tributaria a estas firmas y esperaba o que la calificadoras mantuvieran la nota colombiana o que la mejoraran.

Las calificadoras habían advertido que si Colombia no sacaba adelante una reforma fiscal y no concluía con éxito el proceso de paz, tendría problemas para mantener su calificación.

Según expertos en el tema de mercados, esta decisión de Standard & Poors, de mantener estable la calificación colombiana, "tendrá un enorme impacto sobre los ingresos de inversión extranjera principalmente de portafolio".