Cargando contenido

Banco de la República. Foto: Colprensa.



En la última reunión del año, el Banco de la República tomó la decisión a raíz de que "en noviembre la inflación se incrementó más de lo esperado y se situó en el 4,12%".

Echavarría manifestó además que "la actividad económica del país continúa débil y las nuevas cifras confirman la persistencia de un crecimiento económico por debajo del potencial".

El banco tuvo en cuenta como uno de los factores en la coyuntura económica mundial, el incremento en las tasas de interés que decidió esta semana la Reserva Federal.

"En Colombia, una de las agencias calificadoras de riesgo redujo la calificación crediticia de la deuda soberana; ninguna de estas decisiones ha tenido efecto significativo sobre las medidas de riesgo del país", señaló el gerente del Emisor.

La junta también concluyó que se ha disminuido el espacio para continuar bajando las tasas y en consecuencia decidió dejar inalterado este indicador.

La decisión de mantener inalterada las tasas de interés fue por unanimidad.

Esta determinación del Emisor fue consecuente con las proyecciones que habían hecho los analistas del mercado, quienes hace algunos días habían manifestado que lo más probable era que el banco dejara estables las tasas de interés.