Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Empleada Doméstica
Ingimage

El 22 de julio se conmemoró el Día Internacional del Trabajo Doméstico, que busca reconocer y hacer visible el trabajo de las mujeres en las tareas del hogar y de cuidado, por las cuales no reciben ningún pago. 

Esta fecha se estableció durante el Segundo Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe que se realizó en 1983 y este jueves se llevará a cabo su versión número 35

El Distrito estima que el trabajo doméstico no remunerado aporta cerca de $21,3 billones al Producto Interno Bruto de Bogotá, alrededor del 17%. Según cálculos del Observatorio de Mujeres y Equidad de Género, el 77% de las horas dedicadas a dicha actividad son realizadas por mujeres.  

La ejecución de actividades domésticas interfiere con el desarrollo personal de las mujeres, puesto que representa una dificultad para acceder a trabajos remunerados y de tiempo completo. Estas personas sólo pueden acceder a ofertas laborales de medias jornadas o trabajos informales, debido a la flexibilidad horaria.  

Por otra parte, el trabajo del hogar también tiene efectos negativos sobre la salud y dificulta el acceso a la educación superior, la participación en actividades sociales y de autocuidado.  

La encuesta del uso del tiempo, que llevó a cabo el DANE, reveló que el 12,7% de las mujeres sienten que el tiempo no les alcanza para realizar todas sus actividades, mientras que el porcentaje en los hombres es del 8,1.  
 
Según el DANE, semanalmente las mujeres utilizan 5 horas y 33 minutos en promedio para realizar las tareas del hogar en Bogotá, mientras que los hombres solo usan 2 horas y 22 minutos en dichas labores.  

Los expertos consideran que a medida que aumenta la edad de la mujer, la carga de trabajo también se incrementa, tener más hijos también representa más quehaceres en el hogar.  

Este 26 de julio, la Secretaría Distrital de la Mujer llevará a cabo la charla “Es trabajo y tiene valor”, en la cual se pretende avanzar en el reconocimiento social y económico del trabajo doméstico no remunerado y transformar los imaginarios sociales sobre la participación de los integrantes del hogar en las labores domésticas. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.