Cargando contenido

Foto referencial de Ingimage



Como parte del balance sobre lo realizado en el 2017, la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) reveló que rastreó operaciones financieras por $10.8 billones, cuyos casos fueron remitidos a la Fiscalía General de la Nación, con el fin de concretar la posible comisión de delitos como lavado de activos y financiación del terrorismo, entre otros.

El organismo señaló durante una rendición de cuentas que la Subdirección de Análisis le hizo seguimiento a 110 casos, 89 de los cuales fueron remitidos a las autoridades judiciales.

Según el documento que contiene el balance de operaciones, estos "casos de inteligencia financiera operativa se explican y trabajan al detalle a partir de la difusión de la UIAF, mediante retroalimentaciones con los fiscales y su respectiva policía judicial en mesas de trabajo que la Fiscalía requiera".

De igual forma la UIAF atendió 501 requerimientos de posibles operaciones financieras que tuvieran alguna relación con lavado de activos y financiación del terrorismo.

Y se capacitó a 321 miembros de las Fuerzas Armadas, para fortalecer la lucha contra el crimen organizado, en especial en el capítulo de las finanzas de estas agrupaciones.

Así mismo el organismo recibió 2.630 peticiones, 26 denuncias, 42 quejas, 45 reclamos, 7 sugerencias y 136 solicitudes de información.

Por último la entidad tuvo en su radar más de 60 mil empresas, 100 de las cuáles tuvieron vínculos directos con organizaciones que manejaban el contrabando en el país.

Según cifras de organismos internacionales y centros de estudio, el lavado de activos deja ganancias al crimen organizado por cerca de $20 billones al año.