El más reciente informe del Dane reveló que en abril las ventas del comercio minorista tuvieron una caída de -2,0%, explicado principalmente por la disminución en la venta de vehículos y repuestos. Según el Dane la disminución en las ventas de Vehículos y motocicletas se explica principalmente por la realización de menores promociones y menor cantidad de eventos publicitarios. Entre tanto las bajas ventas de artículos de ferretería, vidrios y pinturas se debe a la disminución de eventos promocionales y campañas de mercadeo que se venían realizando en periodos anteriores. El informe detalla que en el cuarto mes del año la mayoría de las actividades comerciales presentó reducción en las ventas debido a la Semana Santa, puesto que el número de días hábiles en ese mes fue inferior al de 2016, año en el cual la Semana Santa fue en marzo. Con excepción en las líneas de Alimentos (víveres en general) y bebidas no alcohólicas y Bebidas alcohólicas, cigarros, cigarrillos y productos del tabaco. Frente estos resultados el presidente de Fenalco, Guillermo Botero, manifestó su preocupación y aseguró que en la medida que no crezca la confianza en los consumidores no se reactivará la economía. "En la medida que no se construya confianza esto no va a mejorar, los bolsillos de los colombianos están secos y en la medida en que los jefes cabeza de hogar que son los que mandan la parada no recuperen la confianza, pues no vamos a mejorar", dijo. El dirigente gremial le atribuyó esta mala racha que está pasando el sector comercial al incremento del IVA que, según él, "aún tiene el bolsillo de los colombianos seco". Botero espera que pese a esta coyuntura, a partir del segundo semestre del año repunte la economía.