Si la idea es estudiar un posgrado, la maestría puede ser una buena opción. Al prepararse como magíster existe la posibilidad de crecer como profesional en distintos campos del conocimiento pero además, es una forma de abrirse camino en nuevos proyectos personales, crear alianzas estratégicas, tener más oportunidades en el mercado laboral. Hacerlo o no es una decisión respetable que tiene futuro desde ambas perspectivas. En Colombia y en general a nivel mundial, hay múltiples opciones para estudiar posgrados adquiriendo becas o descuentos en las matrículas según sea el caso.   Tomar la decisión de continuar o no la educación profesional tiene varios interrogantes, todos justificables. Empezando por revisar los costos que tienen los posgrados a nivel mundial, las responsabilidades adquiridas en edad adulta que requieren tiempo (trabajo, familia, etc.) y el argumento por el cual se consideraría hacerlo. Para el caso de tener interés por vivir esta nueva experiencia, elegir entre especialización, maestría o doctorado es el paso a seguir. Todas son opciones positivas que brindan crecimiento personal y profesional.   También es importante tener en cuenta las cifras del mercado laboral. De acuerdo con el último reporte que presentó el Observatorio Laboral para la Educación (OLE), el 92,5% de los recién graduados de posgrados se vinculó formalmente al mercado laboral. Y según cifras publicadas en 2016 por del GEM (Global Entrepreneurship Monitor) Colombia, la propensión hacia la creación de empresas nacientes y nuevas (TEA) de colombianos con postgrado fue del 33%. Una de las opciones más recomendadas para ejercer estudios de maestría es en la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR). Los programas académicos son online, lo que permite un desarrollo académico mientras se trabaja, de acuerdo con los horarios y tiempos ajustados a cada persona. Este tipo de programas son una buena alternativa para desarrollarse como magíster, trabajar y posteriormente crecer a nivel profesional.   Para tener en cuenta: