El Centro de Estudios sobre Seguridad y Drogas realizó una investigacion alrededor de los impactos que trae la era de la paz a los diferentes sectores del país, entre ellos se encontró que la violencia indirecta y la exposición al crimen afectan el desempeño escolar de los niños. Según Andrés Molano, uno de los investigadores, en colaboración con otros dos compañeros, la percepción de violencia del entorno en el niño reduce el potencial para asumir sus deberes escolares. "Comparamos aquellas instituciones educativas que son expuestas a un evento de violencia a 500 metros una semana antes de la prueba del ICFES, con aquellas que están en un contexto similar pero que no están expuestas y lo que encontramos es que la exposición a la violencia, no solo siendo víctima de violencia directa sino que sepa de ellos o los vea, genera un efecto negativo en el aprendizaje de los estudiantes", sostuvo Molano. De esta forma, los investigadores logran establecer que en la medida en que mermen los hechos violentos en el territorio, los niños tendrán mejor atención y disminuirán los índices de pobreza y desempleo. Según el investigador Molano, el estar expuesto a hechos de violencia "genera un estrés que inhibe las habilidades para aprender o relacionarse con un contenido y eso se ve reflejado en el resultado de las pruebas en áreas como lenguaje y matemática". A futuro estos resultados de niños que viven con violencia podrían afectar los índices de desempleo y pobreza, por lo cual también se hace urgente tomar medidas contra esta situación.