Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Meghan Markle y el príncipe Harry
Foto: Mark MARLOW / AFP

Como miembro de la Familia Real, Meghan Markle debió hacer un cambio en su vida de 360 grados. La ahora duquesa de Sussex tiene que adaptarse ahora a la exigente serie de protocolos de la monarquía que rigen sus modales, cómo debe saludar o sentarse, y hasta cómo debe vestirse. 

La erxactriz tiene prohibido entonces usar escotes o faldas demasiado cortas, llevar sombreros o pamelas en eventos formales, y si estos se desarrollan después de las seis de la tarde deberá usar tiaras. Sin embargo, lo que no sabía Markle es que ponerse pantalones fuera algo mal visto por la reina Isabel II y también por su esposo, el príncipe Harry. 

El pasado 11 de julio, la pareja de recién casados visitó el Trinity College de Dublín, en ese momento la duquesa decidió asistir al lugar vistiendo una camisa blanca, chaqueta y pantalón de color negro, y tacones en el mismo tono. Aunque como siempre, Meghan Markle fue admirada por su buen gusto y su decisión de tomar riesgos con su vestuario, todo parece indicar que el príncipe no comparte la misma opinión que sus admiradores. 

De acuerdo con el  Daily Mail,  la duquesa le comentó a su esposo que deseaba incluir un esmoquin de la firma Stella McCartney entre su vestuario para la gira real que ambos tendrán por Australia en los próximos meses, pero Harry, según el medio, se habría negado puesto que la reina Isabel II gusta más de los vestidos y faldas de cortes tradicionales, mientras que los pantalones son preferiblemente para montar. 

"Le han dicho a Meghan que necesita dejar de vestirse como una estrella de Hollywood y empezar a vestirse como una royal, ella quería usar un traje de esmoquin, pero Harry dijo que no era lo suficientemente tradicional", expresó una fuente del equipo de moda del Palacio Kensington al Daily Mail. 

Otras de las reglas que la exactriz estadounidense debe seguir como parte de la Familia Real británica son: caminar siempre dos pasos detrás del príncipe; no tomarse selfies, ni dar autógrafos; no tener redes sociales, nunca darle la espalda a la reina y siempre hacerle reverencia cada vez que la vea; no sentarse con las piernas totalmente cruzadas sino a la altura de las rodillas, entre otras más. 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.