Cargando contenido

La actriz de 'Smallville' fue arrestada bajo los cargos de tráfico sexual.

Emma Watson
Foto: Captura de pantalla

Allison Mack, recordada por su personaje 'Chloe Sullivan' en la exitosa serie 'Smallville' conmocionó al mundo luego de ser señalada como miembro de la secta Nxivm, una sociedad secreta cuyo objetivo era reclutar mujeres para convertirlas en esclavas sexuales. 

Aunque la actriz estadounidense se ha declarado inocente, el pasado sábado fue arrestada bajo los cargos de tráfico sexual por reclutar mujeres para lo que disfrazaba como un grupo de autoayuda, pero en su lugar, eran obligadas a tener sexo con el líder de la secta, Keith Raniere, quien también fue arrestado bajo los mismos cargos. 

De acuerdo con las autoridades, Allison Mack de 35 años de edad, se ganaba la confianza de las mujeres presentándose como la mentora de dicho grupo. Recientemente se conoció que Mack estaba tras la confianza de dos reconocidas celebridades: la actriz Emma Watson y la cantante Kelly Clarkson.

De acuerdo con medios internacionales, la actriz de 'Smallville' quiso aprovecharse de la admiración que Kelly Clarkson sentía por la serie para reclutarla. Por medio de Twitter, Allison le escribió a la intérprete de 'Because Of You', lo siguiente: "Escuché que eres fan de 'Smallville' ¡Yo también soy tu fan!. Me encantaría hablar contigo algún día". 

Allison Mack, actriz de 'Smallville', capturada por tráfico sexual

Por otro lado, a Emma Watson quiso atraerla con la idea de hablarle sobre un  "increíble movimiento para mujeres"  del que ella era parte. De acuerdo con varios medios, Allison también se comunicó con la actriz británica por medio de Twitter, primero lo hizo en enero 2016 enviándole un mensaje que dice "Soy una actriz como tú y estoy involucrada en un increíble movimiento de mujeres que creo que te gustaría”. 

Luego le insistió en febrero de ese mismo año: “Participo en un movimiento único de desarrollo humano y de mujeres del que me encantaría hablarte”. 

Las víctimas, de acuerdo con AFP,  además de ser explotadas sexualmente, también lo estaban laboralmente. De acuerdo con el fiscal estadounidense Richard Donoghue, tenían que trabajar en beneficio de los acusados y eran tatuadas con las iniciales del nombre del líder. Por otro lado, recibían la misión de reclutar a otras mujeres para de este modo seguir avanzando en la escala jerárquica. 

 La secta "Nxivm", además de tener centros en Estados Unidos, tenía representaciones en México, Canadá y Sudamérica.

 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido