Foto: AFP

El actor estadounidense presentó la demanda en California contra farmacéuticas y fabricantes de dispositivos médicos que usaron una sustancia química durante resonancias magnéticas practicadas a su esposa, con quien lleva 19 años de casado. Chuck Norris expresa en la demanda que el gadolinio que le inyectaron a su compañera sentimental, como contraste para mejorar las imágenes del aparato, la dejaron débil, cansada y con episodios de dolor y sensación de ardor. Los problemas de salud los ha padecido desde hace cinco años, tiempo en el que se practicó las resonancias magnéticas a causa de la artritis que padece. De acuerdo con información de USA Today, el actor busca más de 10 millones de dólares de indemnización, alegando que ya gastó mucho dinero en tratamientos para su esposa. Aunque la Food and Drug Administration (FDA) dijo en mayo que no encontró evidencia que mostrara que el gadolinio fuera peligroso, estudios evidenciaron que este químico sí es retenido por algunos órganos como el cerebro, los huesos y la piel, señala el medio estadounidense.