Cargando contenido

La cinta se estrena hoy en las principales salas de cine.

Película Verano 1993
Foto: Youtube/Interior XIII

La película española 'Verano 1993', representante del país en la última edición de los premios Óscar, se estrena hoy en Colombia con una historia "universal" sobre la muerte y la infancia.

La directora de la película, Carla Simón, explicó que el filme "tiene un impacto emocional muy parecido" en "públicos muy distintos y sitios culturalmente muy diferentes".

"Aunque trate una historia básicamente personal, aborda también temas que son muy universales. Al final hablo de la infancia, de la muerte, de la familia", agregó.

'Verano 1993', rodada originalmente en catalán bajo el nombre de 'Estiu 1993', explica la pérdida de un ser querido y los cambios vitales desde los ojos de una niña de seis años, Frida, cuyos padres mueren y es adoptada por sus tíos.

La historia está basada en la experiencia de Simón, quien sufrió esa situación durante su infancia y sintió la necesidad de contarla de mayor.

"Los niños tienen una capacidad brutal de mirar hacia adelante, de sobrevivir, que a veces como adultos nuestra conciencia del mundo hace que nos sea más difícil", expresó la directora.

Sin embargo, en la infancia "faltan herramientas para expresar emociones. El duelo, el enfado con el mundo y sentirse abandonado sale de otra manera, que en el caso de Frida es comportándose mal".

La película, que empieza con la muerte de su madre afectada por el sida, expone cómo la niña debe entender qué está sucediendo a su alrededor y cómo debe adaptarse a vivir en el campo con su nueva familia, a la vez que trata de digerir y comprender su propio dolor.

"Los niños a los seis años tienen la capacidad de entender que la muerte es universal e irreversible, que todo lo que vive muere y que si muere significa que no va a volver a vivir", explicó la directora.

 

Audio

Escuche aquí a Carla Simón, directora de la película

0:27 5:25

Simón quiso "retratar esa psicología tan compleja de los niños" ante estos casos, lo que consideró "un reto muy interesante".

El filme aborda este argumento dramático desde la ingenuidad de la infancia y la luz del verano mediterráneo.

"Para mí, era muy importante hablar de que un niño no deja de ser un niño aunque le pasen cosas así, por eso la película tiene esa luz, además de que pasa en verano y en el campo", dijo la cineasta.

Añadió que lo que ella vivió no fue tan dramático como lo es en el caso de la protagonista de la película y que no recuerda "una infancia triste".

"Recuerdo que tuve que adaptarme pero no dejé de jugar o de reír, a pesar de tener dolor dentro (...) Era un sentimiento que me abordaba a veces, pero otras veces era una niña absolutamente normal", detalló.

Así, la película de Simón es casi un tratado artístico sobre cómo se relacionan y comunican el mundo adulto y el de la infancia en situaciones complejas.

"En la película no hablan las cosas hasta el final. Esto pasa, a veces no hablamos suficientemente claro a los niños y pensamos que no entienden. Creo que debemos ir cambiando esto", explicó la artista.

Para Simón, el éxito de su primera película fue un "milagro" que "nunca se hubiera imaginado mientras estaba rodando". "Verano 1993", que se estrenó en junio del año pasado en España, ganó tres premios Goya y fue galardonada como "Mejor ópera prima" en el Festival de Berlín de 2017.

 

La directora valoró que en su caso consiguió los apoyos necesarios para realizar la película, pero sostuvo que hace falta impulsar "más el cine de autor" en España.

"Creo que es muy importante apoyar al cine independiente porque al final es el que nos representa fuera de España y en los festivales", reflexionó Simón. Afirmó además que si algo ha "aprendido de cómo ha funcionado 'Verano 1993' es que realmente se puede hacer cine independiente y que encuentre su propio publico, que llegue a la gente, que sea compatible con tener una audiencia".

La cinta, que se presenta hoy en las principales salas colombianas, fue seleccionada por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España para representar al país en los Óscar, algo que para Simón fue "algo muy bonito y casi irónico" en un "momento un poco delicado a nivel político entre Cataluña y España".

"Significaba que el arte está por encima de todas esas cosas y que la Academia del Cine español daba prioridad a la historia y no al idioma en el que estaba contado", explicó.

"Todo esto de los Óscar me sorprendió muchísimo. Yo nunca imaginé que podía llegar a ser elegida para representar a España, en realidad mi ambición nunca fue ganar un Óscar. Yo de lo que tenía ganas era de contar mi historia y ya", concluyó. 

Fuente

EFE

Tags

Encuentre más contenidos

Fin del contenido