Cargando contenido

Se trata del Centro Botín, ubicado en Santander, en la costa norte de España.

Centro Botin
Centro Botin

Tan pronto como España presentó el plan de desescalada en 4 fases para llevar a cabo el proceso de desconfinamiento hacia lo que se está señalando como la nueva normalidad, la provincia de Cantabria fue puesta en la fase 1, es decir que museos, hoteles, terrazas de restaurantes y centros de alto rendimiento, entre otros, podían iniciar su reapertura, por lo que el Centro Botín se convirtió en noticia al ser el primer museo en recibir visitantes en España.

Para esta semana, Cantabria ya pudo pasar a la fase 2, lo que incluye reabrir centros comerciales y otros espacios como teatros y auditorios lo que refleja un proceso bastante satisfactorio para al menos la mitad de provincias en España, mientras que las restantes como su capital u otras ciudades principales, permanecen en expectativa para conocer qué pasará con los principales museos españoles como el del Prado, el Museo Nacional Reina Sofía o el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona.

Audio

0:27 5:25

Cultura RCN conversó con Iñigo Sáenz de Miera, director general de la Fundación Botin para conocer cómo resultó la reapertura del museo en Santander y qué ha sucedido con sus visitantes en la última semana, algo que para Colombia aún permanece en la incertidumbre mientras se inicia la reactivación de la economía o la educación.

La ilusión pudo a la preocupación afirmó Sáenz de Miera para explicar cómo diseñaron todo el protocolo de reapertura en el Centro Botín, un lugar inaugurado hace solo 3 años y que exhibe la colección de arte de la Fundación Botín, que cuenta con una trayectoria a lo largo de más de cuarenta años, especializada en arte contemporáneo sobre pintura, escultura, dibujo, fotografía, video e instalación, etc.

"Revisamos todas las recomendaciones que se habían hecho, las normas que se publicaron y nos centramos en garantizar una visita tranquila, es decir, evitar a los visitantes riesgo o incomodidad, que son dos principalmente: evitar situaciones que te acerquen demasiado a otras personas y a quitar todo aquello que se toca", así lo resumió el director de la Fundación Botin.

 

La noticia de su reapertura figuró en los principales medios de comunicación en España y es que regresar a la normalidad en un país que tuvo tantas personas muertas a causa de la covid-19 es un hecho notable, algo que hace unas semanas parecía increíble y que sucede justo para la temporada del verano. Santander, la ciudad donde se ubica este museo, tiene un poco más de 172.000 habitantes y se ubica en la península rocosa de La Magdalena. 

El Centro Botín, además de albergar obras de arte, ofrece una panorámica a la bahía, por eso han llamado a su edificio como un muelle. Y es que el edificio también es algo especial debido a su diseño a cargo del arquitecto y premio Pritzker Renzo Piano. La contrucción no toca tierra y está suspendido a la altura de las copas de los árboles de los Jardines de Pereda. Un espectáculo como la noticia de su reapertura y los visitantes dentro del museo.

"El primer día fue muy bonito, nos hizo recordar cuando inauguramos el museo en 2017. Pudimos ver la sonrisa con la que llegaban y salían los visitantes, pudimos constatar que las sonrisas sí se ven debajo de los tapabocas", aseguró Iñigo Sáenz de Miera, director general de la Fundación Botin.

 

Por último, el director general de la Fundación Botin aseguró que no están haciendo planes a futuro y que están viviendo el aquí y el ahora, reconoció que en la provincia donde se ubica el museo está todo mejorando y que probablemente lo que siga sea pensar en actividades culturales al aire libre para que poco a poco puedan dar formas nuevas de disfrutar de las artes a quienes visiten el Centro Botín: "Este confinamiento nos ha hecho descubrir que necesitamos de las artes además del alimento físico y la gente respondió con agradecimiento por poder volver a disfrutar de estas cosas como lo hacían antes."

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido