Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

idhernandez
Reabren explanada de la catedral de Notre Dame, en París
Reabren explanada de la catedral de Notre Dame, en París
AFP

La catedral Notre Dame de París vivirá a partir de esta semana la última fase de la delicada operación destinada a desmontar el andamiaje instalado para restaurar la aguja cuando se produjo el incendio del 15 de abril de 2019 que provocó su hundimiento y el de una parte importante del techo.

El organismo público encargado de la reconstrucción de Notre Dame anunció el comienzo de esa operación en un comunicado en el que recordó que esa estructura "resistió al hundimiento de la aguja pero quedó deformado por el calor del incendio".

Lea también: Papa Francisco, preocupado por víctimas mortales de coronavirus en Latinoamérica

Dos equipos trabajarán para cortar los tubos metálicos que se fundieron y que serán retirados gracias a una gran grúa que está montada desde diciembre del pasado año. Ese trabajo se prolongará por al menos tres meses.

El andamiaje, que pesa 200 toneladas, está compuesto de 40.000 piezas, la mitad de las cuales se encuentran a más de 40 metros de altura.

En los últimos meses se tuvieron que construir con unas vigas metálicas en tres niveles para estabilizarlo y evitar el riesgo de que se viniera abajo. Para eso, se instaló un segundo andamiaje que permitirá llevar a cabo la operación.

La crisis del coronavirus obligó a suspender las obras, que se reanudaron desde finales de abril. Eso, y algunos retrasos que ya se habían acumulado antes hacen más difícil cumplir el objetivo que se marcó el presidente francés, Emmanuel Macron, para que Notre Dame sea reconstruida en cinco años.

Lea además: Gobierno de Bolsonaro eliminará el reporte diario de casos de coronavirus en Brasil

La plaza de la catedral, que había estado cerrada al público desde el incendio, reabrió el pasado 31 de mayo. 

El perímetro inmediato de la catedral sigue rodeado por vallas que bloquean los accesos a las obras, pero el público puede pasearse ya de nuevo por esa plaza, que si la pandemia de coronavirus no hubiera irrumpido, debería haber estado accesible desde mediados de abril.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.