Cargando contenido

Trabajadores de este sector encendieron las alarmas ante la incertidumbre por sus empleos.

Música en concierto
Foto referencial.
AFP

La llegada del coronavirus a Colombia acabó con los conciertos y los estrenos en salas de cine, que los teatros quedaran vacíos y en general, provocó que la industria del espectáculo bajara el telón, mientras el mundo se protege de la propagación del virus.

En medio de esta situación, las luces se apagaron, los artistas abandonaron los escenarios que antes eran sinónimo de alegría, y surgió una incertidumbre en medio de un panorama que no permite ver con claridad cuándo volverán los eventos y dejando en riesgo cientos de empleos.

De acuerdo con Yalesa Echeverría, productora de eventos y gestora cultural, "nos dimos cuenta fue que en el momento en que se baja el telón y se apaga la música, quedamos invisivilizados frente a la economía, porque no estamos en la cadena de producción de eventos de ninguna de las cadenas económicas existentes".

También puede leer: Tomar distancia', la nueva canción de Piso 21

Sin embargo, el vacío jurídico por el que atraviesa esta actividad es otro problema, dado que los conciertos y eventos masivos fueron de los primeros afectados por las decisiones del aislamiento. 

"Empezamos a trabajar en soluciones, además porque la industria del espectáculo fue la primera que se apagó y al parecer la última que se va a encender", añadió Yalesa.

"Hasta el momento un sinnúmero de empleos se encuentran detenidos en toda la cadena artística, desde el empresario, el manager, el promotor, pasando por los dueños de las tarimas, vallas, sonido, baños, escenarios, comidas, seguridad, aseo y por supuesto, quienes hacen la logística en los eventos masivos", explicó Édgar 'Pote' Cardona, gerente de la empresa logística 911.

"El Gobierno no nos conoce porque piensa que nosotros somos el artista y el show y ya, pero no se dan cuenta que esto es una cadena impresionante de muchas personas trabajando alrededor, porque tenían una idea muy errada de lo que ellos pensaban sobre los promotores, pensaban que eran multimillonarios".

Vea aquí: Inés Gaviria y Karoll Márquez unen sus voces en la canción 'Dime corazón'

Esta realidad parece no tener fin cercano, ya que muchos de estos eventos quedaron aplazados por completo y según dijo el Presidente Iván Duque, no volverán tan pronto termine la cuarentena.

"Nosotros teníamos alrededor de 380-450 eventos al año en Bogotá de carácter privado y otro tanto de carácter público, (...) cuando paró todo esto en seco fue muy difícil. Si uno va al código Pulep, fueron más de 28 mil millones de pesos que se pagaron el año pasado en temas tributarios, entonces éramos muchos trabajando que ahora estamos detenidos", recordó Cardona.

Mientras tanto, los artistas siguen ofreciendo conciertos virtuales aunque a veces esto no es suficiente. Jaime Valderrama, vocalista de la banda Don Tetto, dijo que "ha sido una experiencia nueva, de adaptarse y pues hemos pedido a los bancos ciertas opciones de cupos de créditos a través de la línea de crédito con Bancoldex, aunque la situación ahorita no se sabe para dónde va". 

Consulte también: Cine Tonalá en Bogotá a punto de cerrar sus puertas definitivamente

De acuerdo con el artista, más allá de los días de reflexión y replantearse diferentes aspectos de la vida laboral, "de un momento a otro todo se vino abajo, teníamos un plan extenso con Don Tetto, porque estábamos sacando una canción nueva que se llama 'Ahogándonos' (...) es un reto muy grande porque tienes que pensar en cómo sobrellevar la economía y el vacío que deja no presentarse en escenarios",  explicó Jaime Valderrama.

Se estima que hasta el momento, unos 493 espectáculos de música en vivo y 643 de teatro no se han realizado, algunos de ellos a la espera de un nuevo momento, aunque todavía no se sabe cuándo el show pueda continuar. 
 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido