Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Daniella Álvarez
Daniella Álvarez
Instagram

La historia de la exseñorita Colombia Daniella Álvarez ha conmovido a Colombia y otros países desde donde le han manifestado su solidaridad, luego de que este fin de semana le fuera amputado el pie izquierdo tras una isquemia.

En diálogo con La FM, la exreina de belleza confirmó que su otro pie también se vio seriamente afectado y por ahora no tiene funcionalidad, por lo que su recuperación tardará un poco más y requerirá de mayor esfuerzo suyo para volver a caminar.

Lea también: ¡Qué buen corazón! Sia cumplió el sueño de una mujer con cáncer

Su fortaleza y valentía ha dejado con la boca abierta a muchas personas que en redes sociales la han exaltado por ser un ejemplo de fuerza, que Daniella atribuyó a Dios, la Virgen y su familia, quienes la han ayudado a asimilar este duro proceso en su vida.

“Mi familia, Dios y la Virgen me han dado fuerza hasta mis 32 años, todos han sido éxitos y bendiciones y esto que me pasó también será una bendición para mi vida”, expresó a este medio.

De hecho, la presentadora barranquillera confesó que hace nueve años cuando fue elegida Señorita Colombia, en uno de los viajes que hacía por diferentes municipios tuvo un 'encuentro' con la Virgen que, asegura que aunque muchos no le creerán ella sabe que sí ocurrió.

Contó que se aprestaba a dormir cansada de una gira que hizo en varios lugares del país, estaba hospedada en el Hotel Hilton, ubicado en Bogotá sobre la Carrera Séptima, cuando ocurrió el extraño suceso.

Le puede interesar: Artistas le cantarán al orgullo LGBT recordando a Sergio Urrego

“Me acuerdo que me puse a rezar y me acosté a dormir y cuando abrí mis ojos vi el sello de la Virgen en la pared iluminado, yo cerraba mis ojos y volvía a verlo y se empezó a achiquitar y yo lo seguía viendo”, afirmó.

Dijo que esa no fue la única vez que le ocurrió algo similar. Comentó que un día iban a atracar a su hermano, el modelo Ricky Álvarez, y ella se percató del robo y comenzó a rezar a la Virgen para que no le pasara nada a su hermano.

“Le dije pon a los ángeles tras de mí y apenas me vieron los ladrones salieron corriendo, no sé qué vieron pero salieron corriendo, y por eso sé que Dios siempre está conmigo”, puntualizó.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.