La presentadora detalló cómo fue el día en que su hijo nació y lo fuerte que fue que le pusieran oxígeno luego que se lo habían quitado.

Carolina Cruz y su hijo Matías
Carolina Cruz celebra este 6 de abril el primer cumpleaños de su hijo Matías.
Foto: Instagram @carolinacruzosorio

Como un milagro de Dios califica Carolina Cruz el nacimiento de su hijo Matías, quien nació por cesárea el 6 de abril de 2017, en la clínica Santa Fe, pero tuvo algunos problemas con la saturación por lo que tuvo que tener oxígeno por un mes.

"Eran las 3 de la mañana y me dieron ganas de ir al baño, apenas puse los pies en el piso sentí que algo se reventó, como una bomba de agua, corrí al baño y dije será que ya?? Me toque la barriga y te dije: mi amor faltan 16 días, todavía no, pero sentí otra vez que algo se rompió y me dije: llego la hora. Desperté a tu papá y ojalá hubiera grabado su cara de angustia, susto y ansiedad, me dijo: yaaaaaa??? Le dije: yaaaaa", detalla a través de sus redes sociales.

Matía los cogió por sorpresa y ni la pañalera tenían lista. "A las 6:00 am estábamos llegando a la clínica, de una me atendieron y ya desde el carro sentía contracciones y estaba dilatando, me entraron a un cuarto a tomarme signos vitales y a realizarme el ingreso".

Como Matías se adelantó unos días, el médico que había llevado todo el embarazo de Carolina Cruz no se encontraba en la ciudad, razón por la que la tuvo que atender el Dr Camilo, el mismo doctor que atendió el parto de su amiga, la modelo Paola Calle.

"Llegó el momento, eran las 8 pasadas, ya me habían puesto la anestesia, tenía a Lincoln detrás mío y el doctor nos dijo: están listos?? Ya voy a empezar y en 2 minutos vas a tener a Matías en tus brazos, yo solo repetía DIOS mío en tus brazos mi hijo y yo siempre, en ese momento sentí tu llanto y eso me tranquilizó, te pusieron un instante en mis brazos y yo quedé en shock, me sentía en una nube, veía todo como desde un piso más arriba, vi que a mi lado te hacían de todo mientras me cerraban y Lincoln solo me decía que te tenían que llevar pero que estabas bien", agrega Carolina. 

Dice que Lincoln, su esposo, le explicó que Matías estaba en la UCI porque tenía los pulmones débiles y necesitaba un medicamento por cinco días. "Pude bajar en la tarde a verte y alimentarte, apenas te vi lo primero que hice fue darle gracias a Dios, seguía muy fuerte y en un estado de shock. Cuando llegue estabas tal cual como en la publicación anterior, sentí un amor inexplicable y una sensación que hoy todavía no logro descifrar".

Thumbnail

Relata que al día siguiente, la doctora le informó que el bebé ya no necesitaba oxígeno. "El sábado bajo a verte de nuevo y cuando logro llegar a tu incubadora te veo conectado con oxígeno y allí me destruí, empecé a llorar como nunca, sentí miedo, mucho miedo. Lloré hasta que me sequé, Lincoln y mi mamá respiraron porque entendieron que ya era yo la que estaba allí, que el estado de shock de días anteriores había pasado".

Luego la doctora intentó calmarla y explicarle que muchos niños de los que nacen en Bogotá por la altura necesitan salir a las casas con oxígeno. "Que seguramente sería tu caso hijito ya que cuando te dormías profundamente se te bajaba un punto la saturación y debíamos cuidarte mucho". 

"En ese momento no pude alimentarte porque estaba muy sensible, así que me calmé y le di las gracias a DIOS porque estabas bien, perfecto, sano y fuerte. Veía la situación de otros bebés que estaban en la UCI y ver a sus papitos muy tristes porque algunos estaban delicaditos....eso me ponía muy mal", agregó. 

Thumbnail

Carolina detalló que su bebé tuvo oxígeno durante un mes y que su mayor temor era que se quitara el oxígeno mientras dormía, razón por la que ella no podía dormir y supervisaba su sueño.

"A la semana ya te lo sabías quitar y yo no dormía de pensar que te lo ibas a quitar dormido y no podrías respirar, fue un mes de mucho aprendizaje, paciencia y trabajo en equipo. Cada 8 días te hacían la oximetria a ver si ya no necesitabas el oxígeno, pasaron 30 días y llego ese día donde nos dijeron que tus pulmones estaban perfectos y no ibas a necesitar oxígeno, otra batalla ganada de la mano de DIOS". 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido