Stormtroopers, droids y celebridades de galaxias cercanas y lejanas se dieron cita en Los Ángeles para celebrar el estreno mundial de "Star Wars: Los últimos Jedi", el octavo episodio de una de las sagas más famosas del cine.

Disney tiró la casa por la venta y desplegó una alfombra roja galáctica, en la que destacó una réplica de tamaño real del vehículo imperial AT-AT.

Todos los protagonistas acudieron a la velada en el Shrine Auditorium, incluido John Boyega, que logró llegar a tiempo a pesar del temporal de nieve en el este de Estados Unidos.

Cuarenta años después del estreno del primer episodio, la marca "Star Wars" se ha revalorizado y los expertos prevén que la nueva película recaudará unos 220 millones de dólares en su primer fin de semana en los cines de Estados Unidos,esta semana. La anterior se embolsó más de 2.000 millones a nivel global.

"Los últimos Jedi" será estrenada en todo el mundo entre el 13 y el 15 de diciembre.

Fiebre galáctica 

A pesar de los 10 años que transcurrieron entre el episodio III "La venganza de los Sith" (2005) y el VII "El despertar de la fuerza" (2015), el entusiasmo de los seguidores permaneció intacto gracias a series de televisión, películas animadas y una avalancha de productos derivados.

La estrategia de marketing de la saga funcionaba muy bien en manos de su creador, George Lucas, pero "Star Wars" se convirtió en una máquina de hacer dinero cuando Disney adquirió en 2012 su productora, Lucasfilm.

"Los últimos Jedi", escrita y dirigida por el estadounidense Rian Johnson, llega en un momento de máximo explosión de la franquicia.

El cineasta hizo subir al escenario a todos los actores y rindió un emotivo homenaje a Carrie Fisher, la inolvidable Princesa Leia que falleció de un ataque al corazón en diciembre del año pasado a los 60 años.

Los 6.300 invitados a la proyección, entre ellos miles de fans que lograron una entrada para el pase especial, se unieron en un ruidoso aplauso cuando Fisher apareció en la pantalla. La actriz ya había rodado sus escenas en el film cuando murió.

A pesar de que Lucasfilm impuso un embargo a los medios hasta el martes para impedir que se filtren los detalles de la película, los fans inundaron las redes sociales con sus entusiastas reacciones.

"Estoy en el paraíso de los geeks", escribió Jenna Bush, de la web LegionofLeia.com. Es una cinta "totalmente diferente, apasionante, sorprendente", manifestó Peter Sciretta del portal slashfilm.com.

La fiebre por "Star Wars" se debe principalmente "al simbolismo construido alrededor de la lucha del bien contra el mal", explicó en una mesa redonda la semana pasada Gwendoline Christie, que interpreta a la capitana Phasma.

"Debido a que vivimos en un mundo que cambia y evoluciona, (Star Wars) conserva la simplicidad de estos elementos", apuntó.

RCN Radio con AFP