Cargando contenido



Aun después de muerto, Diomedes Díaz o más bien su imagen, sigue generando noticia. En esta oportunidad la controversia pasa por la vigilancia que la administración municipal de Valledupar dispuso a la denominada ‘Silla del Cacique’, ubicada en cercanías del balneario Hurtado.

La decisión la tomó la administración luego de unas imágenes que se hicieron virales en las redes sociales, que mostraban a algunos turistas montados en los hombros del monumento a Diomedes Díaz, ubicado en cercanías del Río Hurtado, en Valledupar.

El hecho fue repudiado por los habitantes de esta ciudad y llamó la atención de las autoridades, quienes decidieron ponerle vigilancia en algunas horas particulares.

(Lea también: Piden respetar estatua de Diomedes Díaz en Valledupar)


Sobre las fotos agresivas y el maltrato contra el monumento que se multiplicaba en las redes sociales, el alcalde de Valledupar, Augusto Ramírez Uhia, fue claro en manifestar su rechazo frente a lo que calificó como hechos vandálicos.

“Rechazamos de manera contundente los actos de irrespeto por parte de algunas personas con el monumento en homenaje al maestro Diomedes Díaz, ubicada en la Glorieta Los Juglares, uno de los sitios turísticos más concurridos”, indicó el mandatario y exigió respeto.

Pero al parecer, esa no fue la mejor decisión ya que en las mismas redes sociales, que antes se pedía cuidaran el monumento del Cacique, hoy se reprocha la medida, argumentando que Valledupar es una ciudad insegura y que esos dos policías podrían dedicarse a vigilar algunos de los puntos críticos de esta capital departamental.

En la ciudad de Valledupar, a algunos les parece extrema la medida, otros sin embargo la consideran necesaria: “Si no hay cultura ciudadana y la gente no sabe comportarse es necesario que se ponga la vigilancia mientras los demás aprenden”, indicó Jhon Torres, habitante de la ciudad y quien constantemente va al balneario hurtado.