Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Jcastano
James Corden
Foto: Captura de pantalla

El pasado sábado 19 de mayo el príncipe Enrique de Inglaterra y la exactriz estadounidense Meghan Marklese dieron el sí en la iglesia del castillo de Windsor. A la ceremonia acudieron cientos de celebridades, entre ellos el comediante y presentador inglés James Corden

Además de su programa 'The Late Late Show with James Corden', el británico también es conocido por su 'Carpool Karaoke', en el cual entrevista a diferentes estrellas de la música y los pone a cantar sus propias canciones en karaoke.  

Como invitado a la boda real, Corden se portó a la altura. Apagó su botón del humor y se portó bastante serio, tanto que sus seguidores empezaron a comentar que el presentador lucía bastante aburrido en la ceremonia. 

Como justificación, el británico expresó en su programa, "¿cuál es tu defensa mientras ves a un violoncelista en una iglesia? La gente dice como, ‘¿Por qué tan malhumorado?' ¿Qué quieren que esté haciendo 'rockeando' con las manos? (...) Fue una de las ceremonias más hermosas que he visto. Todo estuvo muy alegre y fue gratificante", recoge E! Online

Sin embargo, aunque James dice que la pasó muy bien en la boda, esto pudo haber sido completamente diferente. El presentador es alérgico a las flores y para su mala fortuna había arreglos florales por todas partes. 

"Tengo alergias muy fuertes cuando estoy muy cerca de las flores, así que durante gran parte de la ceremonia sentía la necesidad de estornudar. Justo en el momento en que el arzobispo preguntó - Si alguien sabe de alguna razón para impedir... - ‘ Y me repetía - Por favor no estornudes, por favor no estornudes- Sin embargo, tuve que hacerlo, pero hice uno de esos estornudos internos", relató el presentador británico. 

En ese momento, según Corden, sintió que se había salvado, sin embargo no pudo imaginarse cómo habría sido la situación si hubiera dejado salir un 'estornudo todopoderoso'. Seguramente estaría vetado de cualquier boda real venidera. 

Por lo pronto, el presentador solo puede compartir su anécdota y reírse de sí mismo. 

 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.