Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

agenciaefe
Kate Middleton
AFP

 La duquesa de Cambridge, Kate, esposa del príncipe William, reconoció este viernes que todavía no ha conocido a Lilibet Diana, la hija recién nacida de Harry de Inglaterra y Meghan Markle.

La duquesa fue preguntada al respecto este viernes por los periodistas que acompañaban a la primera dama de Estados Unidos, Jill Biden, durante la visita que ambas hicieron a un colegio para menores con traumas en Cornualles (suroeste de EE.UU.).

"Le deseo todo lo mejor. Estoy deseando conocerla", indicó Catalina, quien reconoció que todavía no ha podido ver a la bebé.

"Espero que sea pronto", afirmó la duquesa.

Lea también: Harry y Meghan Markle dan a luz a segunda hija, Lilibeth Diana

En respuesta a una cuestión sobre si ni siquiera había visto a Lilibet Diana por videollamada, la duquesa contestó que "no".

La segunda hija de Harry, hermano de William, nació el viernes pasado en el Hospital Cottage de Santa Barbara, en California (EE.UU.).

La bebé, cuyo nombre hace honor a su bisabuela, la reina Isabel de Inglaterra, y a la madre de Harry la fallecida princesa Diana de Gales, pesó 3,48 kilos.

Le puede interesar: "Estaba dispuesto a beber y a tomar droga": La confesión de Harry tras la muerte de su madre

Harry y Meghan se mudaron a California (EE.UU.) el año pasado después de renunciar a sus papeles como miembros de alto rango de la familia real británica.

La pequeña se ha convertido en el primer bisnieto de la reina Isabel que nace fuera del Reino Unido y es la segunda hija de los duques de Sussex, después de Archie, de dos años.

La bebé -undécimo bisnieto de Isabel II- está en el octavo lugar de la línea de sucesión, detrás de su hermano Archie; su padre, Harry; los príncipes Louis, Charlotte y George (hijos de los duques de Cambridge); del príncipe William y el príncipe Carlos.

La niña nació dos meses después de la muerte del duque de Edimburgo, marido de la reina Isabel II, a los 99 años, y tras la polémica por la controvertida entrevista que los duques de Sussex concedieron en marzo a la presentadora estadounidense Oprah Winfrey, en la que acusaron a la familia real de racismo. 

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.