Lorde, Pink, Charlie XCX y Katy Perry son algunas de las artistas que respondieron a la polémica generada tras los Grammy, sobre la presencia de las mujeres en la industria de la música.

La mayoría de los gramófonos entregados el pasado domingo fueron a dar a manos de hombres. Bruno Mars fue el gran ganador al llevarse los de mejor canción por "That's What I Like" y mejor álbum y mejor grabación por "24K Magic".

Hijo de Trump y Nikki Haley fustigan críticas a presidente durante los Grammy


Ed Sheeran triunfó en el género pop con el disco "Divide" y el tema "Shape Of You", mientras que Kendrick Lamar -que lideraba las candidaturas- recibió el galardón a mejor álbum de rap por "DAMN.".

La canadiense Alessia Cara, de su lado, fue nombrada mejor artista nueva, uno de los premios más codiciados.

En un contexto de reivindicación social a favor de la igualdad de género y en pleno auge del movimiento Time's Up contra el abuso sexual, la prensa preguntó al presidente de la Academia de Grabación por el bajo número de mujeres ganadoras y nominadas a las categorías principales.

Su respuesta desencadenó un terremoto.

El cambio "tiene que empezar por que las mujeres que tienen la creatividad en su corazón y en su alma, que quieren ser artistas, que quieren ser ingenieras, que quieren ser productoras, que quieren forman parte de la industria a nivel ejecutivo, den un paso adelante", declaró Neil Portnow.

Las últimas ganadoras a álbum del año fueron Adele y Taylor Swift.

"Creo que serían bienvenidas. No tengo experiencia personal con el tipo de muro de ladrillos al que os enfrentáis", apuntó. "Somos nosotros como industria los que creamos oportunidades para todos lo que quieren ser creativos y creamos a la próxima generación de artistas que sienten que pueden hacer cualquier cosa".

La cantante británica Charli XCX reiteró que "las mujeres hacen música increíble hoy en día". "¿De qué está hablado este tipo?", se preguntó en referencia a Portnow.