Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Natalia París y Mariana Correa
Foto: Instagram Natalia París

Natalia París aún vivía con su madre Lucía Gaviria cuando se enteró que estaba embarazada. La emoción de vivir esa nueva faceta de su vida se vio opacada por el miedo de contarle a su mamá,  una mujer paisa tradicional que soñaba con ver a su hija en el altar con un príncipe azul, la noticia.

Pero Natalia cambió el orden de las cosas, todavía no estaba casada y tampoco tenía a un 'príncipe azul' por novio, aunque la tratara como una reina, empero, sí estaba embarazada.

Aunque en su casa todos sabían la noticia, menos su madre, era inevitable que la hora cero llegara. "Le dio muy duro". Sin embargo, hoy 17 años después, Mariana Correa es la niña de los ojos de su abuela y lo mejor que le ha pasado a Natalia, pese a que tuvo que convertirse en madre soltera, tras enviudar a los 26 años, cuando su hija apenas contaba con ocho meses de edad. 

Armada de valor, talento, belleza y muchas, pero muchas ganas de salir adelante, Natalia París se ha convertido en la mejor madre que ha podido ser. Aunque admite que ejercer también el rol de padre no ha sido del todo fácil. 

"Ser mamá no me ha parecido difícil, somos todo amor y consentimiento. Tal vez es duro ser papá; la parte fuerte, estricta. A mí me toca ejercer los dos papeles", expresa la modelo y empresaria en entrevista con RCN Radio. 

 

Mi persona favorita #MARIANA ❤️💙⚓️ LOVE ❤️ONLY LOVE ❤️⭐️

Una publicación compartida por NATALIA PARIS OFICIAL 🎧 (@nataliaparismodel) el

De la maternidad le ha gustado "absolutamente todo", incluso con sus subidas y bajadas. Pues ser madre require de mucho que enseñar, pero también de mucho que aprender. 

"Todos los días tenemos retos con los hijos. Lo más importante siempre es enseñarles valores, a ser buenas personas, honestas y sobre todo, echados para adelante". 

Sin embargo, las cosas no siempre son color de rosa. La pubertad siempre llega como un remolino a voltearlo todo. Ese momento de la vida en que los sentimientos y pensamientos son como una montaña rusa de emociones sin freno a la vista. 

Así como doña Lucía tuvo que enfrentar esta etapa con Natalia, ahora es ella quien debe "lidiarla" con Mariana.

 "Es igual que cuando fui adolescente, desordenada, tira puertas... En fin. Nada de lo que sea necesario hacer un drama, son cosas que ya se les pasará", expresa Natalia mientras sonríe y recuerda las canas que le sacó a su madre durante ese momento de su vida.

 

Mariana y yo ❤️

Una publicación compartida por NATALIA PARIS OFICIAL 🎧 (@nataliaparismodel) el

 En la adolescencia o incluso antes, los hijos empiezan a sentir curiosidad por ciertos temas a los que muchos padres prefieren huirles, evadirlos, evitarlos o hasta prohibirlos. Natalia, por su lado, siendo una mamá moderna que prefiere hablarle a su hija como amiga en estos cosas comenta:

"Los momentos más incómodos han sido cuando me habla de sexo o de drogas. pero a los hijos toca hablarles como adultos, sin pelos en la lengua". 

Natalia París es sinónimo de belleza, sensualidad y éxito, pero también lo es de esfuerzo, lucha y dedicación. Es el icono de la belleza colombiana y una de las mujeres más deseadas y admiradas del país. Sin embargo, el lado oscuro de la fama trae consigo uno que otro detractor dispuesto con todo lo que tiene para señalar y juzgar. 

Ante esto, el mejor consejo que le pueda dar a su hija es "Más que enseñarle a mi hija cosas que impone la sociedad sobre lo que es bueno y malo, le enseño que su principal obligación en la vida es ser feliz, auténtica y buen corazón. De resto que no le importe nunca la opinión de los demás". 

Como cualquier madre trabajadora, todos los días Natalia se levanta para asumir los diferentes retos de su trabajo tanto de Dj como de modelo. Comenta emocionada que para la primera portada de la revista Metamorfosis se convirtió en una de sus ídolos, la actriz Brigitte Bardot, a quien siempre ha admirado. 

Así es Natalia París en su faceta de madre "amorosa, presente y enamorada de la idea de ser mamá por el resto de mi vida". 

 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.