Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Juan Pablo Raba, Mónica Fonseca y sus dos hijos
Juan Pablo Raba, Mónica Fonseca y sus dos hijos
Instagram @fonsecamonica

Mónica Fonseca, famosa presentadora, utilizó sus redes sociales para contar una experiencia personal que vivió recientemente con su hija menor, mientras se encontraba realizando un trasteo con su familia. La colombiana habló de esta situación, ya que considera que es importante prevenir a otros padres para que no les suceda lo mismo que a ella.

De acuerdo con lo que publicó en su cuenta oficial de Instagram, su hija Josephine sufrió una fuerte caída por las escaleras debido a un pequeño descuido que tuvo mientras se vestía. Fonseca aclaró que este despiste no fue más de 30-45 segundos, por lo que no pensó que sería tan fuerte el susto.

Lea aquí: Hay 571 mujeres embarazadas y 98 bebés con coronavirus

Según explicó, en medio de este trasteo, con varias cajas aquí y allá, le pidió a su esposo Juan Pablo Raba que si le dejaba a la niña en el segundo piso, mientras él y su primogénito Joaquín organizaban algunas cosas abajo. Ella se estaba arreglando y pensó que ‘Jojo’, como le dice de cariño, dominaba perfectamente el arte de bajar y subir escaleras.

Mónica enfatizó en que fue “espantoso” ver cómo Josephine rodó con su muñeca por esta zona y se lastimó algunas partes de su cuerpo. La también actriz confesó el temor que sintió al levantar a su hija del suelo, verla con sangre y revisar su boca reventada.  

“Fue espantoso. Recogerla del piso sin saber qué partes de su cuerpo se había golpeado, pero claramente lloraba de angustia y dolor. Su carita con sangre escandalosa, boca reventada, su fragilidad…mi estupidez (…) La cara de terror de Juan Pablo, el susto de Joaquín y obvio mi corazón roto porque esa pequeñita rodó escaleras abajo por mi falta de sensatez”, escribió la presentadora en un extenso post.

Lea también: Festival de cine IndieBo llegará con una selección de 45 películas

Mónica Fonseca confirmó que la niña está bien y se encuentra estable, pese a un chichón en la frente, un moretón al lado de la nariz y su boca lastimada por el golpe. De igual manera, le pidió a los papás y mamás que estén pendientes de sus hijos y no se confíen de la “seguridad” que hay en los espacios.
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Resumen de una historia qué tal vez les sirva. Para mi es una gran lección de vida. En medio de esta mudanza, cajas aquí, allá, desorden, muebles en el lugar que no van y obviamente el cansancio natural de este tipo de evento... factores determinantes (seguramente) para que mi sentido común perdiera totalmente su norte. Hoy me siento una mamá con la fortuna inmensa de tener una segunda oportunidad. Les explico. En un descuido de no más de 30 a 45 segundos, sumado a que pensé que esta chiquitina dominaba perfectamente el arte de bajar y subir las escaleras... Jojo rodó con todo y carrito de metal (para poner “checheres” del baño) con su bebé juguete por las escaleras de madera. Fue espantoso. Recogerla del piso sin saber qué partes de su cuerpo se había golpeado pero claramente lloraba de angustia y dolor. Su carita con sangre escandalosa, boca reventada, su fragilidad... mi estupidez. Unos 3 minutos atrás le había dicho a Juanpa que me la dejara arriba mientras yo me vestía y Joaquín y el organizaban cosas abajo. La cara de terror de JuanPablo, el susto de Joaquín y obvio mi corazón roto porque esa pequeñita rodó escalera abajo por mi falta de sensatez. Mamás, papás y cuidadorxs en general: las puertas de seguridad CLARAMENTE no se hacen porque la estadística se la encarguen a gente que no tiene nada más que hacer. Existen y son una obligación de los que cuidamos a nuestros jovencitxs porque protegen sus vidas. Lo mismo las mallas de los balcones y la rejas protectoras de las piscinas. Jojo está muy bien. No se rompió nada. Pero si hay chichón tremendo en la frente, moretón en un lado de la nariz, boca y dientes que sufrieron el impacto del golpazo. Se asustó mucho. Nosotros simplemente le damos gracias a Dios, a la vida ... de esta segunda oportunidad. Generalmente me gusta compartirles sentires bonitos y cuentos que les alegren la vida... y este lo es. Aprendimos una lección tremenda y la “sacamos sencilla” ... solo podemos estar agradecidos. Las puertas instaladas. A la subida y a la bajada. Hay accidentes que definitivamente se pueden evitar. Jojo está saltando como changuito nuevamente. Yo, afectada tratando de entender a dónde fue que se fue mi cabeza.

Una publicación compartida por Mónica Fonseca (@fonsecamonica) el 5 de Jul de 2020 a las 2:16 PDT

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.