Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Sara Uribe
Instagram @sara_uribe

La presentadora colombiana Sara Uribe dejó consternados a sus seguidores al revelar historias de su vida que no conocían y es que la exprotagonista de nuestra tele abrió su corazón con los millones de seguidores que tiene en Instagram y se atrevió a contar los duros momentos que pasó cuando tuvo que regresar a Colombia.

Eso ocurrió en medio de la pandemia del Covid 19 y además pasaba por momentos difíciles al decidir dejar a su pareja y padre de su hijo Freddy Guarín. Desde que el futbolista jugaba en China se supo que la relación no estaba en las mejores condiciones; posteriormente Sara Uribe llegó a Vasco da Gama en Río de Janeiro y allí se dio una nueva oportunidad, pero las cosas no salieron de la mejor forma.

Le puede interesar: Carlos Vives le hizo cambio a 'La Bicicleta' en apoyo a Shakira: le cortó la cara a Piqué

El drama que vivió Sara Uribe cuando se separó de Freddy Guarín y regresó a Colombia

Mientras mostraba que en su casa estaba cambiando los muebles, recordó que cuando volvió al país no tenía absolutamente nada, comentó que fue en una playa de Río que tuvo un momento de reflexión y tomó la decisión.

"Cuando llegué de Brasil, no tenía ni en dónde sentarme… Antes de tener esa sala que regalé, les voy a contar cuando tomé la decisión de separarme y regresé de Brasil", dijo.

Después de una charla con su hermano Tomás decidió darle un giro total a su vida; relató que se llenó de valor y se montó en un avión a Colombia junto a su hijo y Natalia, la mujer que cuidaba de él. 

Puede ver:

Al emprender el viaje, confesó que lloró mucho y que sentía un gran dolor en el alma, pero era la decisión que debía tomar.

"Nata, no hay ni una cuchara. No sé cómo va a hacer nuestra vida. Ella respondió: ‘Vámonos’. No sabíamos a dónde íbamos a llegar. Yo tenía un dolor en el alma y lloraba mucho en el avión. Se me caía la vida. Se me derrumbaba", expresó.

Agregó que fue muy fuerte dejar a su pareja aún amándolo con todo su corazón. 

Además uno de los problemas más grandes que tenía que afrontar al aterrizar es que no tenía un lugar para vivir y mucho menos con lo necesario para equipar un hogar para los tres. 

En esa situación Sara Uribe recurrió a uno de sus amigos y le pidió que le prestara un apartamento que tenía, sin embargo, su amigo le explicó que el lugar no tenía ni cortinas, ni nevera, ni muebles; pero aún así Sara necesitaba un techo para vivir.

"Veníamos en el avión con Nati y llamo a un amigo mío y le digo ‘vení, no tengo a dónde llegar. Recógeme en el aeropuerto con mis maleticas, mis cosas, mi niño y préstame un apartamento de los tuyos. Él me dijo allá no hay nada; no hay ni nevera, ni cuchara, ni cortinas. Yo le dije ‘No importa. Yo llego allá", relató.

Ese nuevo comienzo fue muy duro para Sara Uribe, pues no conseguía trabajo, las marcas no querían contratarla y no encontraba nuevas propuestas laborales. 

Lea también: Esperanza Gómez anuncia que vuelve al contenido para adultos a sus 42 años

“Cuando me regresé de Brasil no tenía ni celular porque lo había perdido. No tenía cómo comunicarme con nadie. Nos comunicábamos del celular de Natalia. No tenía ni un celular para yo grabar mis videos y poder trabajar. Empezamos a buscar marcas que me regalaran un celular a cambio de publicidad y nadie quería hacerlo", relató.

Tiempo después logró conseguir un celular y empezó nuevamente a crear contenido, solucionó varios problemas y comenzó a recibir propuestas nuevas de trabajo.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.