Cargando contenido

"El movimiento divide a hombres y mujeres. Es demasiado blanco y negro", expresa el actor.

Sean Penn
El actor asiste a la séptima Gala anual HAITI RISING de Sean Penn & Friends beneficiando a la Organización de Ayuda Haitiana J / P.
Foto: EMMA MCINTYRE / AFP

Aunque para la mayoría de las personas, el movimiento #MeToo es nuevo, realmente no es así. En el año 1996, la activista Tarana Burke trabajaba en un campamento para niños, al escuchar que una de ellas fue abusada sexualmente por un familiar, Burke empezó a ayudar a mujeres jóvenes, víctimas de todo tipo de abusos.

Para el año 2006, lanzó la iniciativa 'Me too Movement' (Movimiento Yo También) por medio de su fundación 'Just Be Inc', con el fin de empoderar a las mujeres, especialmente de color, transgénero y a quienes no se identifican con ningún género. 

Sin embargo, el movimiento tomó popularidad en 2017 cuando más de cincuenta mujeres entre actrices y modelos  denunciaron al productor de cine Harvey Weinstein, por acoso sexual. A partir de ese momento, miles de mujeres alrededor del mundo decidieron romper el silencio y compartir sus experiencias por medio de las redes sociales bajo la etiqueta #MeToo. 

Pero, pese a su gran número de seguidores, el movimiento #MeToo también cuenta con uno que otro detractor, y uno de esos es Sean Penn, ganador de dos Premios Óscar por las películas 'Milk' (2008) y 'Río místico' (2003). 

En medio de una entrevista con Today, el actor expresó, "el movimiento divide a hombres y mujeres.  Es demasiado blanco y negro".

Penn actualmente promociona la serie 'The First' que narra la historia de un grupo de astronautas que se convierten en los primeros seres humanos en visitar Marte. La producción está marcada por personajes femeninos muy fuertes. Contrario a la mayoría de  los casos, la producción tiene a una mujer ocupando la presidencia de Los Estados Unidos, así como tres mujeres entre el grupo de astronautas. 

Por este motivo a Sean Penn se le preguntó si el #MeToo tuvo influencia sobre la serie para contar con una presencia femenina marcada. 

"Me gustaría pensar que nada de eso fue influenciado por el #MeToo... Creo más bien que está influenciado por las cosas que se están desarrollando en términos de empoderamiento femenino...  No puedes decir que algo es un movimiento cuando realmente se conforma por una serie de acusadores individuales, víctimas y acusaciones, algunas de ellas infundadas". 

Luego concluyó: "Desconfío mucho de un movimiento que se atormenta con gran estridencia, rabia y sin matices. Y cuando la gente intenta discutir al respecto, el matiz en sí mismo es atacado".

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido