La realidad de la violencia machista se muestra con toda su crudeza en "La mujer del animal", una película del cineasta colombiano Víctor Gaviria que está basada en hechos reales ocurridos en su país en 1975 y que se presentó en la sección oficial del Festival de Cine en Español de Málaga. La protagonista huye del internado de monjas donde la acogían y llega a un barrio marginal de Medellín (Colombia), donde Libardo, el Animal, se enamora de ella y la rapta en un rito matrimonial con la familia como testigo. Forzada a convertirse en su mujer, se aferrará a su hija, a la que intenta salvar. Ese Animal es encarnado en la pantalla por Tito Alexander Gómez, quien resalta que la película "llama a reflexionar" a los hombres para "no parecerse en nada" a su personaje; a las mujeres, "para que aprendan a distinguirlos, se cuiden de ellos y los enfrenten"; y a los testigos, para "que no hagan la vista gorda, denuncien y ayuden". "El Animal existió y existe en todo el mundo, puede ser tu vecino y ni siquiera te has dado cuenta", advirtió el actor, que admitió que es "una película difícil, porque a mucha gente no le gusta hablar de esto". Gómez conoció a la protagonista de estos hechos reales, Margarita, que todavía vive en Medellín y que les dio consejos para afrontar sus personajes. "Margarita no se ríe de sus cosas, pero ya lo tiene un poco superado. Presenta a sus hijos como su hija (fruto) de la primera violación y su hija, de la segunda. Después de sobrevivir a esto ya no teme nada". Reconoce que es "muy difícil ver la película, hay gente que no lo soporta y se sale, pero detrás hay un documental cierto, nada es inventado, y era necesaria". "La mujer del animal" está interpretada por Natalia Polo, quien coincide con su compañero en que es "una historia muy cruda y muy fuerte, de la que se sale como con ganas de vomitar". "Margarita es una heroína para todas, porque no es fácil desnudarse ante el mundo y narrar una historia tan fuerte, al haber vivido casi siete años bajo la esclavitud de un hombre que la privó de su libertad", resaltó Polo. La protagonista decidió reaccionar a esta situación "no con violencia y agresión, sino de una manera más maravillosa; se aferró a vivir a través de su hija y del hijo que adoptó y, si hubiese reaccionado con violencia, esta película no tendría sentido", según la actriz.

Lamenta que todavía haya lugares en su país como los escenarios reales que aparecen en la película, donde "hay mucha gente sin trabajo, que se acuesta sin comer, y niños sin estudiar y en la calle". "Margarita es una mujer muy tranquila, que nos orientaba sobre cómo hacer las cosas, pero dice que nunca va a ver la película. Comprendo que debe de ser muy duro para ella volver a recordar todo eso", añadió la actriz.

Por: EFE