Cargando contenido

Thumbnail

Vía al Llano, 24 años en obra: 7 claves para entender el problema

La carretera Bogotá - Villavicencio es actualmente una de las más importantes obras de infraestructura en Colombia.

¿Cuáles son las principales problemáticas que afectan la Vía al Llano? ¿Por qué de manera constante hay deslizamientos que han causado cierres de la vía y la pérdida de vidas humanas? ¿En algún momento van a culminar las obras y se va a garantizar la movilidad constante por ese corredor vial?

Los anteriores son los grandes cuestionamientos que convierten la carretera entre Bogotá y Villavicencio en uno de los corredores viales con mayor atención por parte de las autoridades, de los sectores productivos del Meta y de los Llanos Orientales, y de las comunidades que viven en la zona que también se han visto afectadas por los bloqueos.

Para abordar un escenario que establezca un panorama general de la vía, varias fuentes respondieron siete preguntas consideradas claves para encontrar el origen de los obstáculos que han impedido la conclusión de los trabajos después de dos décadas de haberse iniciado los modelos de contratación de primera generación.

Algunas fuentes coinciden en que las características geológicas de la zona, las condiciones climáticas de la región y la acción del hombre se encuentran entre las causas del panorama actual de los trabajos desarrollados desde Bogotá hacia la capital del Meta.

El ejercicio periodístico en terreno dio cuenta de la entrega de obras incompletas y de la advertencia de los expertos al gobierno nacional sobre lo que ocurriría en el tramo intervenido, si no se atendían los requerimientos hechos cuando se inició la construcción de la nueva Vía al Llano.

Audio

Informe especial sobre la situación de la vía al Llano

0:27 5:25

¿Cuándo y cómo se empezó a construir la nueva vía al Llano?

En 1994, al finalizar el gobierno de César Gaviria, se decide establecer un proyecto para mejorar la movilidad entre Bogotá y los Llanos Orientales, vía por la que se transporta gran parte de los alimentos y combustibles que llegan al centro del país.

El ingeniero civil Orlando Barbosa fue director de Obras Públicas en el momento en que se inició el proyecto; actualmente representa al sector académico, en una instancia de consulta establecida para analizar la situación de la vía. 

Le puede interesar: ¿Cuál es la situación actual de la vía al Llano?

Destacó que las dificultades que se habían presentado en ese momento y que dejaron cierres constantes y pérdida de vidas, provocaron la decisión de emprender las obras pues “había mucha economía desarrollada en la zona y era el camino entre Los Andes y el Llano”.

El proyecto inicialmente se denominó “Carretera al Llano, 90 minutos” y buscaba mejorar las condiciones de la antigua vía, contemplando una ampliación de la misma y un nuevo trazado en el que, además, se evaluara la posibilidad de una doble calzada.

Coviandes y la firma brasileña Andrade Gutierrez fueron los encargados de los trabajos iniciales, que no incluyeron un estudio para el manejo de taludes, un hecho que para los expertos fue el error que generó las consecuencias que hoy se viven en la carretera. 

Le puede interesar: ¿Cuáles son las afectaciones que ha representado el proyecto de la vía al Llano?

Los primeros trabajos consistieron en hacer las intervenciones a la montaña y el desarrollo de los tramos viales correspondientes, sin otro tipo de consideraciones, porque “era corte y siga. Si hay un derrumbe sáquelo, no había ningún proceso de estabilidad de taludes”, reveló el ingeniero Barbosa.

 

Por Javier Jules