Cargando contenido

Thumbnail

Atentado al DAS: El día que un bus cargado con explosivos estremeció a Bogotá

Unas 400 edificaciones en cuatro cuadras a la redonda fueron afectadas por el ataque al edificio del entonces DAS.

Un bus cargado con media tonelada de explosivos estalló frente al edificio del antiguo Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), dejando como saldo trágico la muerte de 63 personas y heridas al menos a otras 600.

El ataque, para muchos, fue la notificación de Pablo Escobar al Estado de no tener límites en su intención por cometer acciones terroristas intentando poner fin a la extradición.

La mañana del miércoles 6 de diciembre de 1989 empezó en medio aún de la conmoción por la muerte de 107 personas a bordo del avión de Avianca, que estalló en el aire y cayó en el municipio de Soacha nueve días atrás.

En contextoEspecial: 989, un año trágico en Colombia

En el centro de Bogotá, en el populoso sector de Paloquemao, decenas de personas hacían fila esperando su turno para los registros fotográficos con los que completarían los requisitos para obtener el pasado judicial, documento requerido para diversos trámites incluyendo contratos laborales.

Eran las 7 y 15 minutos cuando el escenario cambió por completo. Testigos a varias cuadras de la sede del DAS aseguran que la tierra tembló y una enorme nube se elevó al tiempo que una explosión se llevaba por delante lo que a su paso encontró.

Efraín Castaño tenía nueve años y recuerda cómo ese día se encontraba en uno de los restaurantes más conocidos del sector, junto a su padre. Solo varios minutos después de la explosión se dieron cuenta de lo que había ocurrido.

“La explosión fue tan dura, que alrededor de tres o cuatro cuadras del edificio del DAS quedaron destruidos los techos, las paredes, ventanas, volaron tejas por todo lado y cualquier cantidad de piedra que cayó hacia las calles y todo quedó destruido prácticamente”, dijo.

Lea tambiénFamiliares de 107 víctimas del atentado al avión de Avianca aún esperan la verdad

La confusión y las escenas dramáticas en el sector anticiparon los detalles que poco a poco se conocían de lo que aparentemente había ocurrido. Un bus cargado con aproximadamente 600 kilos de explosivos estalló frente a las instalaciones del DAS, acabando con la vida de 63 personas.

La información señaló al Cartel de Medellín como el autor y al general Miguel Maza Márquez, entonces director de la entidad, como el funcionario a quien iba dirigido el ataque.

Audio

[AUDIO] Atentado contra el edificio del DAS en 1989

0:27 5:25

Conmoción e impacto psicológico

Andrés Suárez, investigador y experto en el conflicto armado en Colombia, señala que el ataque contra la sede del DAS tuvo varias connotaciones pues, además de ser el primero en un contexto urbano de esa magnitud, daba cuenta de la verdadera capacidad del Cartel de Medellín para hacer daño a la sociedad.

Ocurre en Bogotá, en una zona urbana cerca a una de las plazas de mercado más importante del país y el uso de un bus bomba el nivel de destrucción que alcanzó en el edificio del DAS pues fue un golpe mediático muy grande, muchas personas que vivían en Bogotá recuerdan haber visto el hongo que produjo la explosión”, indica Suárez.

De interésLa bomba contra El Espectador, 30 años después

Al menos 600 personas quedaron con heridas causadas por esquirlas y la propia onda expansiva generada por la activación de los explosivos. Además de las pérdidas humanas y materiales el daño emocional y psicológico fue evidente.

Efraín Castaño resalta como el “DAS tuvo que indemnizar a muchas personas que tenían sus locales alrededor del edificio para que pudieran reconstruir porque mucha gente quedó en ruinas completamente después de la explosión”.

Alrededor de 400 edificaciones entre sedes bancarias, judiciales y establecimientos comerciales ubicados a cuatro cuadras a la redonda resultaron con afectaciones y algunos con pérdida total.

Más enValdemar Franklin Quintero, el policía que enfrentó al poderoso Cartel de Medellín

Con las investigaciones se determinaron detalles de la forma en la que se perpetró el ataque contra el edificio del DAS y las personas que colaboraron con Pablo Escobar como determinador del hecho.

Organizaciones de familiares de víctimas, algunas de las cuales aún permanecen desaparecidas pues no pudieron ser identificadas entre los restos, aún esperan un reconocimiento del Estado.

Actualmente en el edificio en el que funcionaba el DAS ahora se encuentran varios despachos del Cuerpo Técnico de Investigación y de la Fiscalía General de la Nación.

 

Por Javier Jules