Cargando contenido

Thumbnail

Diálogos de paz, en ceros: Gobierno y ELN se acusan mutuamente

Gobierno exige a la guerrilla liberar secuestrados y cese actividades criminales. El ELN responde que gobierno pone ‘líneas rojas’.

Cien días después de asumir el poder, el presidente Iván Duque ha mantenido su posición de no iniciar conversaciones de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), hasta cuando ese grupo subversivo ponga en libertad a todos los civiles que mantiene secuestrados.

El Gobierno exige además a esa guerrilla que suspenda todas sus acciones militares, condiciones que no han sido cumplidas y, por el contrario se han intensificado, lo que pone en riesgo la continuidad de la mesa en La Habana.

El cruce de declaraciones y comunicados que han surgido entre las partes dejan ver que la posibilidad de reiniciar el proceso está cada vez más lejos, ya que el Gobierno se aferra a que el ELN tiene en sus manos la pelota, mientras que los insurgentes piden que el ejecutivo envíe a Cuba a sus delegados para resolver las diferencias.

Le puede interesar: Atención a crisis por migración venezolana, aún con ambigüedades

Tras conocerse el secuestro de una menor de 16 años en el Chocó, a mediados de septiembre por parte del Frente de Guerra Occidental, el presidente Iván Duque condenó el hecho y reiteró que no habrá negociaciones con el ELN mientras no libere a todos los secuestrados.

“Que envíe a sus delegados”: ELN

En un editorial del pasado 17 de septiembre, la dirección del ELN le respondió al presidente Iván Duque que estaban dispuestas a continuar conversaciones para lograr una solución política del conflicto y “la Delegación de Diálogos sigue presta a que el Gobierno envíe a sus representantes, para iniciar el séptimo ciclo de conversaciones” en La Habana.

Sin embargo, el grupo armado cuestionaba que “Duque se empeña en exigir requisitos previos, que bloquean la posibilidad de encuentro de las dos partes, esos y cualquier asunto deben ser discutidos precisamente en la Mesa de diálogo, porque no existen temas vedados en estas conversaciones”.

Pablo Beltrán, negociador del paz del ELN
Pablo Beltrán, jefe negociador del ELN, asistió a la sexta ronda de conversaciones de paz con el gobierno colombiano en La Habana, el 1 de agosto de 2018. El saliente presidente Juan Manuel Santos admitió la derrota después de no lograr un alto el fuego con esa guerrilla.
AFP

El editorial, aseguraba que el Gobierno “se mueve de manera improvisada frente a la continuidad del proceso de paz. Un día amenaza, otro exige, luego manifiesta que retomará la mesa cuando el ELN libere a los uniformados privados de la libertad el mes anterior”.

Incluso, el escrito advertía que sí no era enviada la delegación oficial a La Habana para retomar los diálogos de paz, “entenderemos que el pedido de liberación ha sido una nueva maniobra dilatoria y que el compromiso con la paz no está entre sus objetivos”.

Dos días después, el 19 de septiembre, el comisionado de Paz, Miguel Ceballos, anunció que la delegación del Gobierno en la mesa de La Habana ya no existía.

“Los representantes autorizados por el Gobierno Nacional en la mesa con el ELN habían terminado su contrato el 3 de agosto por decisión del anterior gobierno. Esta no es una decisión nueva, es un trámite meramente administrativo", sostuvo.

Luego de varios ataques del ELN y de varios secuestros, el Gobierno inició una ofensiva  y aumentó la presencia de tropas en los territorios de ese grupo guerrillero.

El 19 de octubre Pablo Beltrán, jefe de la delegación elena, se pronunció y acusó al presidente Duque de ordenar la baja de la dirección del ELN. Sin embargo, le envió un mensaje en el cual le decía que propusiera en la mesa los ajustes al proceso. 

“El nuevo gobierno “en vez de apaciguar el conflicto llegó a agudizar, a escalar el conflicto en Colombia, y en ese contexto estamos. En ese contexto de escalamiento es que tiene que navegar esta mesa y por supuesto nuestra delegación”, señaló.

Le puede interesar: Trabajadores y pensionados, aún con altas expectativas con Duque

Agregó que mientras  responden  a esa ofensiva, los voceros del Gobierno condicionan la continuidad de los diálogos a que el ELN cese sus acciones militares.

“Ellos han dicho que en los primeros cien días que se cumplen en un mes, nos tienen que sacar el aire, atacar, lograr bajas en la dirección del ELN y una vez que logren eso sí miren a ver qué sigue en la mesa”, puntualizó Pablo Beltrán.

Acotó que pese a la determinación del presidente Duque se mantienen “en las instrucciones que tenemos de no levantarnos de la mesa, seguir insistiendo en que así tengamos posiciones distantes, el Gobierno nombre sus representantes, venga a La  Habana, se sienten a la mesa y si tienen ajustes a la agenda, a la estructura, pues que las planteen, hagan sus propuestas y se harán los ajustes que las dos partes convengamos”.

La versión del Eln

“Que no haya secuestrados”: Gobierno

El 23 de octubre, el alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, insistió que la reactivación de la Mesa de diálogo con el ElN se daba “sobre la base de que no hayan secuestrados”.

“La Justicia Transicional se constituyó sobre el ofrecimiento de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición; esto exige que cualquier mesa de diálogo se dé sobre la base de que no haya secuestro, o estaríamos violando el principio de la no repetición”, recalcó Ceballos.

El funcionario indicó que por información del Gaula durante 2018 han ocurrido 130 secuestros, de los cuales 23 fueron perpetrados por el ELN.

“Nosotros no podemos seguir adelante en la construcción de un país en paz con secuestrados”, reiteró Ceballos.

Le puede interesar:  Reforma a la justicia de Duque, al borde del precipicio

El 1 de noviembre en un comunicado desde la capital cubana, Pablo Beltrán aseveró que el expresidente Álvaro Uribe estaba detrás del manejo de la mesa de diálogos y que el presidente Iván Duque había puesto ‘líneas rojas’.

“El ELN no va a colocar líneas rojas. El gobierno dice que hasta cuando no se cumplan las líneas rojas no habrá reinicio de la mesa, que es la manera de decir que no van a dialogar”, insistió el jefe de la delegación guerrillera.

 Miguel Ceballos
Habla Miguel Ceballos, alto comisionado de paz.
Foto: Colprensa

Añadió que cuando se iniciaron las conversaciones con Ceballos les dijo que liberaran a los soldados y policías secuestrados en el Chocó y Arauca, para realizar una primera reunión confidencial.

“Los liberamos el 5 y 12 de septiembre y esta es la hora que Ceballos no aparece para la reunión que el ofreció, son gestos que  hace el ELN, pero enseguida nos dicen haga otro, quiere decir que ellos no quieren una posición de diálogo”, insistió Beltrán.

Al cumplirse los cien días de Gobierno, el presidente Iván Duque ordenó una ofensiva contra el ELN en la cual varios de sus integrantes han muerto y otros han sido capturados, entre ellos alias Piquiña en Arauca y alias Bryan en el Catatumbo, mientras esa guerrilla continúa sus acciones militares y mantiene en cautiverio a varios civiles.

En ese contexto, un reinició de los diálogos de paz está cada vez más distante. Ni el Gobierno ni el ELN parecen estar dispuestos a ceder.   

 

Por Jairo Tarazona