Cargando contenido

Thumbnail

En el municipio de Toca, Bolívar cambió de ruta para distraer a los españoles

Desde Toca se conocieron, a través de espías, los movimientos del coronel Barreiro cuando intentaba llegar a Bogotá.

El Libertador Simón Bolívar, en una decisión estratégica, decide tomar el camino que inició en la población de Toca para llegar a Tunja y rodear al ejército realista. Habitantes recuerdan cómo los alimentos recibidos durante su estadía en el municipio fueron fundamentales para recobrar las fuerzas que necesitaría para la batalla del Puente de Boyacá.

Las duras batallas, incluyendo la del Pantano de Vargas, precedieron la llegada de Bolívar al municipio de Toca. El historiador Javier Ocampo López, quien ha escrito alrededor de 50 libros sobre la campaña libertadora, explica que “decidieron no ir, ni pasar por Sogamoso, sino seguir a Tunja, pero el problema era que en Paipa estaban los realistas y tenían que enfrentarlos, por eso tomaron el camino de Toca”.

Y en Toca, como en todos los lugares por donde quedó marcada la ruta antes de la batalla del Puente de Boyacá, Bolívar y sus hombres fueron recibidos como héroes y con un ánimo de apoyo y protección.

Lea tambiénLa campaña libertadora pintada en las paredes de las casas de Cerinza

Uno de los componentes importantes de ese apoyo era la alimentación que se brindaba a los patriota, “porque alimentar a 3.400 soldados era muy importante”, agrega el historiador.

Rubén Darío Ochoa es uno de los toquenses que más conoce lo que por estos días, hace 200 años, estaba pasando en su municipio. Recuerda que “Bolívar se hospedó una noche en Toca. Al otro día cuentan que le dieron un caldo hecho con harina, doña Petronila, la dueña de la casa. Él se hospedó con algunos de sus soldados y sus caballos que venían de pasar la batalla del Pantano de Vargas”.

Audio

[AUDIO] En el municipio de Toca aseguran sentirse héroes de la patria

0:27 5:25

En Toca entró en escena nuevamente uno de los hombres nacido en tierras boyacenses y cuya participación fue fundamental para el Ejército Libertador. “El padre Andrés Gallo. Él les tuvo comida, hombres, ropa y siguieron rumbo al Puente de Boyacá”, afirma Ochoa.

El apoyo contra los realistas era un manifiesto entre los boyacenses, especialmente los más jóvenes que, sin tener mayor conocimiento del arte de la guerra, vestidos con ruanas y sombrero, se sumaron a los patriotas con “machetes y garrotes, que era lo único que podían llevar. Pero ellos aprendieron a usar las armas españolas y sobre todo las lanzas muy españolas y algunos fusiles, porque no había muchas armas de fuego”, afirma Ocampo López.

Le puede interesarLa virgen terrateniente a la que bautizó Bolívar

En Toca saben que hace dos siglos las viviendas en pie albergaban a quienes días después sellarían la Independencia; varias generaciones después lo sienten en el corazón.

Rubén Darío Ochoa asegura que en Toca se sienten “orgullosos y héroes de la patria, porque realmente un hombre que nos dio la libertad y nos sacó de esa tradición de Barreiro, que era quien comandaba esta región del centro. Y contentos porque haya pasado ese hombre con fuerza y con valor dándonos la libertad”.

Deja el municipio de Toca el Ejército Libertador; el destino marca que pronto se encontrarán con los españoles a los que en la batalla del Pantano de Vargas conocieron y saben cómo derrotar.

Por Javier Jules