Cargando contenido

Thumbnail

En Santa Rosa de Viterbo nació el caballo "más famoso del mundo"

La historia de Bolívar y Palomo tiene tintes místicos y confunde la historia con la leyenda.

La historia de Palomo, el caballo de Bolívar, comenzó mucho tiempo antes que aquel 25 de julio de 1819, cuando Casilda Zafra se lo entregó en el Pantano de Vargas, según el santaroseño Miller González.

“Se sabe que Simón Bolívar pasó seis veces por Santa Rosa de Viterbo. Dice la leyenda que en 1914 pernoctó en nuestro municipio. En la posada donde estaba había una yegua embarazada de un potrillo”, relató. 

Acá aparece un nombre que parece venido de un relato mítico: Casilda Zafra y su participación en el relato no es menos mítica porque era conocida por ser la adivina del pueblo, la agorera de Santa Rosa de Viterbo.

Miller contó que “Bolívar quería la Yegua pero Casilda le dijo que no podía dársela porque estaba esperando un potrillo y que ella había visto que el caballo era para un gran general. Bolívar le cuestionó diciéndole que un general debía ser alto y fuerte y ella le respondió ‘no, un general chiquito y negrito’”.

Pero a diferencia de todas las demás historias del Libertador, este Bolívar llegaba derrotado, de Venezuela, la campaña admirable había fracasado e iba a rendir cuentas al Congreso Granadino. Cinco años después Casilda cumplió su promesa justo en el momento más oportuno, el 25 de julio de 1819.

Conozca profesor Sabogal, abanderado de la marcha por la Ruta Libertadora

“Dice la historia que el caballo Palomo fue el mejor caballo que tuvo Simón Bolívar, que era el caballo más grande y el que más lo conocía, en él entró triunfante a las diferentes batallas que se libraron posteriormente para liberar a las cinco repúblicas”, concluyó.

Pero en Santa Rosa de Viterbo hoy en día está gestándose mucho más que un homenaje a Palomo.

Audio

[AUDIO] La historia de Casilda y Palomo

0:27 5:25

La Casilda imaginada

Rafael Betancur Zafra se presenta como descendiente de Casilda. Llegó a Santa Rosa hace relativamente poco tiempo por una denuncia sobre el mal estado en el que se encontraba la vieja casa donde reposó Bolívar, la casa de Casilda. 

“Me enamoré de la casa y de pronto el hecho de que de aquí hubiera salido mi familia me llevó a comprar la propiedad, para llevarles ese sueño, de convertirla en un museo y esa es nuestra proyección”, dijo Rafael.

De esa casa no queda casi nada más que parte de la fachada, sufrió la misma desaparición de Casilda, de la cual no se tiene ninguna representación pictórica. Para Rafael se trata de reconstruir su historia, haciendo una nueva casa y también imaginando una nueva Casilda, basado en su familia actual. 

También le puede interesar: Con ADN de libertador: los descendientes del bicentenario

Describió que “desafortunadamente no existían cuadros, entonces conocí una personas de la Fiscalía y me preguntó si mi mamá todavía vivía, le dije que sí. También me preguntó si tenía hermanas o hijas, también le dije que sí”.

Al preguntarle el porqué de las preguntas sobre su familia, le dijo “muy sencillo, Rafael, en las mujeres está la genética, podemos hacer una mezcla y darle un rostro a Casilda”.

Así es como en una casa en el parque principal de Santa Rosa de Viterbo ya reposa una recreación de la imagen de quien pudo ser Casilda Zafra.

Rafael Betancur Zafra, en la casa destruída de Casilda Zafra
Rafael Betancur Zafra, en la casa destruída de Casilda Zafra
RCN Radio

El hombre que convirtió a Palomo en una marca

Sumado al símbolo de Casilda está Palomo, el cual Rafael convirtió literalmente en una marca registrada y lo defiende como el más famoso equino del mundo.

- Es el sueño de todos los santaroseños: en Colombia y en Santa Rosa de Viterbo, nació el caballo más famoso del mundo y que de aquí vamos a mostrarlo para las futuras generaciones, como una marca, como un emblema, un símbolo del mundo.

- ¿Bueno y dónde quedan el Bucéfalo de Alejandro Magno, el Marengo de Napoleón, la Babieca de El Cid, por no hablar de los rocinantes y los pegasos?

- Pero ninguno de esos tiene tantas estatuas o monumentos como tiene Palomo. Palomo se encuentra en todos los municipios de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Venezuela; adicionalmente se encuentra en todas las grandes ciudades del mundo: En Nueva York, en Los Ángeles, en París, en Londres en Sidney, y todos con su Palomo.

De interés: Vea todo el especial sobre el bicentenario

Su propósito es convertir ese ícono de Boyacá en tiendas de venta de café, amasijos, empanadas, tortas. También quiere promover productos de fabricación boyacense dentro de la marca Palomo. Este descendiente de la mítica Casilda Zafra, quiere revivir a Palomo.

 

Por Carlos Brand