Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Thumbnail

“¡No nos disparen! ¡Mi mamá murió, mi mamá murió!”

Dramático relato hace 20 años de una joven sobreviviente de la toma de Mitú (Vaupés), quien vio morir a su mamá en sus piernas.

En la casa de Leandra Emilia, a un lado del cuartel de la Policía, todos dormían plácidamente. Era domingo, el alba daba sus primeros pasos pero el canto de los gallos fue interrumpido por ráfagas de ametralladora y de explosiones que estremecieron el pueblo.

La tranquilidad de la madrugada se convirtió en un infierno de más de 24 horas que dejó 16 policías, 24 militares y 11 civiles muertos, 38 uniformados heridos y 61 más secuestrados.

Estábamos durmiendo común y corriente, cada uno en una cama y cuando sentimos el primer disparo de una metralleta mi mamá dijo 'bájense al suelo'. Mi mamá nos tiró y arropó a todos con colchones debajo de la cama (...) pendientes a qué horas nos caía una bomba”, me contó horas después del ataque la joven Leandra Emilia Benjumea, quien tenía en ese entonces 20 años de edad, el primero de noviembre de 1998.

Le puede interesar: "Nosotros todos los años recordamos la Toma de Mitú"

Un puñado de periodistas, hace 20 años, teníamos como objetivo llegar a Mitú después de la toma, para informar desde el mismo lugar de los hechos lo que había ocurrido y lo que estaba pasando. 

Pero los fuertes combates, los sobrevuelos de aviones de la fuerza aérea y de helicópteros militares que bombardeaban y ametrallaban a los guerrilleros de las Farc que huían, sumado al mal estado de la pista del pequeño aeródromo que había sido destruida por los guerrilleros de las Farc, impidieron cumplir la orden de Juan Gossaín, el director de Radio Sucesos RCN.

La mayoría de periodistas nos apostamos en el aeropuerto Vanguardia de Villavicencio, primero a la espera de un vuelo a la capital del Vaupés, pero después ante la imposibilidad de viajar al campo de guerra, el terminal aéreo se convirtió en epicentro de la información pues allí estaban llegando los sobrevivientes, los heridos y los muertos del feroz ataque.

Ciudad de Mitú (Vaupés), en la actualidad. Hace 20 años fue tomada por las Farc.
Ciudad de Mitú (Vaupés), en la actualidad. Hace 20 años fue tomada por las Farc.
AFP

En el Vanguardia había restricciones a la prensa. No permitieron el ingreso a las salas y a la pista donde desembarcaban los evacuados de Mitú.  La otra opción el hospital a donde eran traslados los heridos.

Leandra, la sobreviviente

En la sala de urgencias del Hospital Departamental de Villavicencio estaban varios de los civiles que resultaron afectados por las balas y los cilindros bombas.  Tras convencer al doctor Wilmar Tobón, encargado del centro hospitalario y quien nos dio el primer reporte médico de los heridos, llegamos a la cama de Leandra Emilia Benjumea.

En su rostro estaban las huellas de la arremetida guerrillera; sus dos piernas estaban envueltas por esparadrapos rellenos de gaza y algodón que tapaban las heridas producidas por proyectiles en sus muslos.

“Me siento un poco adolorida de mis piernitas”, dijo cuando le preguntamos cómo se sentía. Contó que vivía en Mitú, casi al frente de la estación de policía: “todo eso lo derrumbaron”.

Le puede interesar:  Así fue la retoma de Mitú por parte del Estado

Relató que la toma de más de 400 hombres de las Farc comenzó en la madrugada del domingo y y se prolongó durante todo el día.  “Dispararon toda la noche y hasta el día lunes que nos hirieron a nosotros y mi mamá falleció. No sé quiénes hablaban pero se escuchaba “malparidos salgan”; se sentían gritos, corrían, los guerrilleros utilizaban cilindros de gas y abrieron en las calles huecos,  la casa de nosotros la dañaron toda. Se oían los cilindros cuando explotaban”.

Leandra no sabía si su casa la destruyeron las balas o las bombas: “yo no sé con que fue,  pero nosotros cuando tiraban esoporque la casa es de pura tierra, eso temblaba ”.

- ¿Qué hicieron en ese momento cuando empezaron a sentir  las bombas, las balas?

– Estarnos ahí debajo de la cama hasta las seis de la mañana. Un policía entró a decirnos: "¿Cómo están? ¿Están bien? ¡Tápense bien!" Y volvió a salir corriendo.

La joven recuerda que al día siguiente, el lunes, ingresaron abruptamente en la vivienda  unos hombres armados. Eran guerrilleros. Entraron y no dijeron nada, disparaban como locos a lo que se moviera.

Le puede interesar: Las condenas contra exjefes de las Farc por la toma de Mitú

Ella estaba escondida debajo de la cama en una de las habitaciones con su mamá, dos sobrinos y su hermana Y en la otra pieza estaban otros hermanos con más sobrinitos.

“Ellos nos dispararon sin preguntar y fue cuando escucharon el ruido de los niños y  pararon, pero ya estábamos nosotros heridos. Y les dije:

No nos disparen porque mi mamá se murió, mi mamá se murió!' Y mamá botó sangre por la boca. Mis dos sobrinitos. uno de 3 añitos y la niña de siete, quedaron heridos en las piernitas”. 

Leandra  irrumpe en llanto desconsolada y luego de una pausa prosigue con el relato: “Mi mamá se cayó encima de mis piernas, no sé qué pasó con mi hermana, yo quedé herida en las dos piernas"

- ¿Quién los rescató? ¿Quien los sacó de la casa, la Cruz Roja?

- "La Cruz Roja no, a mí me sacaron de la casa los señores del monte, los que estaban ahí en la casa. Ahí estaban todos los del monte, la guerrilla, ellos me llevaron al hospital cuando llegó la Cruz Roja  A mí  me dispararon a las seis y me llevaron como a las siete de la mañana , ellos dijeron: '¡Ay, esa niña se está desangrando!", me contó Leandra.

Cuando los guerrilleros la transportaban en una camilla improvisada hacia el hospital, pudo ver el cuartel de policía derrumbado. “Y la prefectura del cura, todo eso lo tumbaron”. 

Añade que en la mañana del lunes 2 de noviembre Mitú estaba copada por los subversivos. “Solamente andaba esa gente y disparaban a un avión. Los policías decían que ellos se iban a entregar pero no sé si se fueron, o que les hicieron”, dijo Leandra en ese momento.

- ¿Cuánto tiempo después comenzaron las  operaciones de las tropas, cuándo usted salió habían llegado?

– “No podían entrar porque ellos (las Farc) dijeron que nos los iban a dejar entrar y por eso dañaron las pistas ”.

Aunque la toma a Mitú era un secreto a voces y la gente especulaba que la guerrilla se iba a meter, Leandra Emilia dice que a quienes vivían al pie de la policía, la guerrilla no les avisó.

“No sé si la gente lo sabía, nosotros no sabíamos nada. Cuando escuchamos fue el  plomacero; si hubiéramos sabido no nos hubiéramos quedado durmiendo ahí”, dijo.

Leandra Emilia Benjumea debe tener 40 años de edad. Sobrevivió para contar la historia; me gustaría saber qué fue de su vida, cómo recuerda hoy esos trágicos días cuando las Farc se tomaron una ciudad capital y cambiaron para siempre su destino y el de miles de personas.

Audio

Entrevista a sobreviviente toma Mitu Leandra Emilia Benjumea, por JairoTarazona 4Nov1998

0:27 5:25

Por Jairo Tarazona