Cargando contenido

Thumbnail

¿Qué pasa en el kilómetro 64+200 de la vía al Llano y quién es el responsable?

El kilómetro 64 más 200 metros es uno de los puntos de constante caída de rocas y material.

Los denominados túneles falsos son estructuras que sobre la vía al Llano resultaron ser la forma de enfrentar los deslizamientos presentados de manera continua. Las construcciones se concibieron para ayudar a mantener la vía despejada de los materiales de montaña, evitando que estos caigan sobre la carretera.

Sin embargo, una de las problemáticas que hoy se ha convertido en la de mayor importancia para impedir la transitabilidad del corredor vial, es la que se ubica en el conocido kilómetro 64 más 200 metros, uno de los puntos de constante caída de rocas y material.

Al analizar lo que está escrito en respuestas oficiales del interventor de la obra, Interventor Interconcesiones, se encuentra que el concesionario recibió un túnel falso existente, construido por el Instituto Nacional de Vías (Invías) en este kilómetro. 

De acuerdo con los documentos, el tramo exacto en el que se debería ubicar el túnel va desde el kilómetro 64 más 140 metros hasta el kilómetro 64 más 260 metros.

Leer más: ¿Cuál es la situación actual de la vía al Llano? 

Sin embargo, en terreno las medidas distan de lo estipulado en los documentos, pues el túnel empieza en el kilómetro 64 más 32 metros y termina en el kilómetro 64 más 168; es decir, faltan 32 metros para completar lo establecido.

Respuesta del Gobierno

El viceministro de Infraestructura, Manuel Gutiérrez, afirma que “el túnel no lo hizo Coviandes, el túnel lo hizo el Invías. Eso es parte del problema. Una cosa es que ellos (Coviandes) tengan la operación pero no que ellos hayan hecho su construcción”.

Por otro lado, el funcionario sostiene que no se sabe “por qué quedó cojo (el túnel falso) y habrá que ir a revisar los estudios técnicos del Invías en su momento, pero les quedó corto, es evidente”.

Se acabó el dinero

Tras una revisión del contrato y en una visita al terreno, se evidencia que el túnel falso termina justamente en el punto del derrumbe que, en varias oportunidades, ha ocasionado el cierre de la vía.

Más en:  Vía al Llano: ¿Cuánto se estimó que costaba, cuánto se ha gastado y cuánto costaría finalmente? 

Este, que evitaría el taponamiento de la carretera, no quedó completo pues según el ingeniero Orlando Barbosa “se ve claro que ahí llegó hasta donde viene la ‘cárcava’, no la trabajaron sino que cortaron ahí y dicen que el presupuesto no alcanzó sino hasta ahí”.

El ingeniero Barbosa agrega que en su momento la no terminación de la obra fue un hecho conocido, pero señala que –incluso- completando la misma, no se encontraría una solución definitiva pues la probabilidad de los derrumbes es alta y “se podría decir que quedó corto otra vez y si no se estabiliza la ladera, habrá que hacer falso túnel por toda la vía antigua”.

¿Quién se hace responsable?

Según la ANI “de conformidad con los análisis jurídicos y contractuales Coviandes tiene la obligación contractual de garantizar la operación y transitabilidad en la vía en superficie. Esto indica que debe realizar el cargue de material producto de deslizamientos y, adicionalmente, realizar las obras de mitigación que considere necesarias”.

En contextoVía al Llano, 24 años en obra: 7 claves para entender el problema

Además, la entidad sostiene que “sin perjuicio de lo anterior, las obras estructurales o definitivas que se requieran en un sitio específico (Ejemplo túnel falso del Km 64+200) deben ser ejecutadas por la Nación y se deberá realizar la consecución de recursos para tal fin”.

Por su parte, el viceministro de infraestructura explica que gran parte de la problemática presentada en este punto se debe a la deforestación y la falta de protección ambiental por parte del Estado, por lo que no se le puede transferir esa obligación al concesionario, pues “el hecho que la Concesión asuma ciertas obligaciones, no implica que el Estado desaparezca”.

 

Por María Paula Torres