Cargando contenido

Thumbnail

Valdemar Franklin Quintero, el policía que enfrentó al poderoso Cartel de Medellín

El uniformado ascendió de manera póstuma a oficial en grado de general de la República.

Un total de 26 condecoraciones al valor y 50 felicitaciones por operativos que permitieron capturas importantes como la de Freddy Rodríguez, hijo de Gonzalo Rodríguez Gacha, quedaron como constancia de la carrera que Valdemar Franklin Quintero construyó en la Policía hasta que fue asesinado por orden directa de Pablo Escobar.

El oficial se convirtió en objetivo del narcotráfico al no aceptar los sobornos que le ofrecieron. En el comando de Policía de Boyacá fue recibido a mediados de 1963 el subteniente Valdemar Franklin Quintero

Luis Enrique La Rota, hoy presidente del colegio de coroneles de la Policía, fue el primer superior del oficial Franklin Quintero y recuerda que lo recibió “como un hombre intrépido, un hombre trabajador, un hombre de lucha, un hombre que siempre estaba dispuesto a enfrentar cualquier tipo de amenaza”.

Más enFiscalía dejó de investigar crimen de José Antequera, denuncian sus familiares

Las cualidades como un valeroso policía se hicieron notar desde el principio y pronto fue convertido en responsable de acciones en contra de la delincuencia común y organizada.

“Teníamos el grupo de los esmeralderos en el occidente de Boyacá que no dejaron de intimidarlo, pero era un hombre valiente que no le importaba y cumplía las misiones en medio de esas amenazas”, agrega el coronel en retiro La Rota.

Las acciones que lograron concretar golpes contra quienes estaban al margen de la ley se convirtieron en una constante para la carrera del oficial, en varios comandos de departamento a donde fue enviado.

La misión más peligrosa

Con un récord de medallas y reconocimientos, en 1989 el mando de la Policía envía al entonces coronel Franklin Quintero a Medellín para enfrentar una de las misiones más peligrosas para las autoridades en ese momento, dirigir la seguridad en la región de Pablo Escobar.

Sabiendo el historial de misiones cumplidas, aún así el Cartel de Medellín intenta sobornar al coronel y a manera de respuesta se concreta la captura de Freddy Rodríguez, hijo de Gonzalo Rodríguez Gacha, conocido como “el Mexicano”.

Varias incautaciones de drogas y otras acciones colmaron la paciencia del capo Pablo Escobar que decidió comunicar a sus secuaces la intención de presionar con acciones violentas al Estado para hacer una tregua.

A principios de julio de 1989, Pablo Escobar ordena asesinar al coronel Valdemar Franklin Quintero pero sus hombres se equivocan y, en el atentado con una bomba, mueren el gobernador Antonio Roldan y cuatro personas más.

Sabiendo que estaba en la mira del narcotraficante más peligroso del país, ordena la reducción de su esquema de seguridad. Es la versión que en una entrevista al diario El Colombiano entregó el conductor del oficial.

De interés30 años después, mirada a 1989, uno de los años más violentos de nuestra historia

La estrategia del coronel Valdemar Franklin Quintero al retirar su escolta fue disminuir su visibilidad y de esa forma pasar desapercibido ante quienes lo buscaban para matarlo. Así funcionó unas semanas pero, al redoblar el número de sicarios persiguiéndolo, Pablo Escobar cumplió la amenaza.

Pasadas las 6 de la mañana del 18 de agosto, a menos de dos cuadras del comando de Policía de Antioquia, el coronel Valdemar Franklin Quintero recibió varias ráfagas de subametralladoras que acabaron con su vida de forma instantánea.

“Con los delincuentes del narcotráfico, a quienes les prometió enfrentarlos cara a cara y eso fue lo que provocó el atentado que le hicieron”, afirma el coronel ( r ) La Rota.

Audio

[AUDIO] Asesinato del general Valdemar Franklin Quintero

0:27 5:25

La guerra contra el capo Escobar

La conmoción se vivió en Antioquia y en el país, en las primeras horas de ese viernes que terminó con el magnicidio de Luis Carlos Galán, en Soacha (Cundinamarca).

El sociólogo Andrés Suárez recuerda que ante los ataques que cobraron la vida de decenas de uniformados, entre las que se contó la del coronel Valdemar Franklin Quintero, uno de los oficiales de mayor rango asesinados en Colombia, se creó una unidad cuya misión principal fue la cabeza de Pablo Escobar.

Le puede interesarMasacre de la Rochela, 30 años de impunidad

“Una de las decisiones más importantes es que se crea el Bloque de Búsqueda. Es famoso porque en 1993 cae Pablo Escobar, pero es en este año (1989) que se crea, con la Policía, con el Ejército y hace parte de esa decisión de radicalizar la lucha contra el narcotráfico”, señala Suárez.

En una decisión del gobierno nacional, Valdemar Franklin Quintero fue ascendido de forma póstuma al grado de general de la República. Consultadas fuentes de la institución el hombre que se enfrentó sin doblegarse al Cartel del Medellín es considerado un verdadero héroe, un policía sin precio pero con mucho valor.

 

por Javier Jules