Cargando contenido

¿Se propuso ir al gimnasio, lo dejó o nunca empezó? Estas guías pueden ayudarle a recuperar el impulso.

Dos personas en el gimnasio
Ingimage (Referencia)

En el inicio del año, como promesa de año nuevo, mujeres y hombres en todo el mundo tienen entre sus metas propuestas al corto plazo ingresar al gimnasio, mantener un buen estado físico y de salud. Otros buscan moldear su figura, tonificar o crecer en masa muscular, sin embargo, no todos tienen la voluntad y disciplina que se requiere para lograrlo.

Precisamente, para esas personas que lo han dejado por cualquier razón o que simplemente nunca lo iniciaron por pereza, el periodo de mitad de año es un momento ideal para re-evaluar la meta y tratar de cumplirla en el resto del año.

"La falta de autocontrol, el estrés y las emociones negativas siempre están entre las principales razones por las que las personas renuncian a sus propósitos de año nuevo", indica al respecto el doctor Alejandro Sarmiento, líder científico en Bodytech.

La desmotivación es otro de los factores por los que las personas no cumplen sus metas. En febrero, en ocasiones, toda esa energía para emprender los nuevos proyectos se puede tornar volátil. Es vital tomar la decisión, luego el hábito y finalmente la actividad.

Consulte tambiénRecomendaciones a padres ante largas jornadas deportivas de los niños

Una mujer muestra los resultados de su tiempo en el gimnasio
Ingimage (Referencia)

¿Cree que aún puede cumplir, en este caso, con el propósito de ir al gimnasio o hacer ejercicio por su cuenta? Esta serie de claves le podrían ser de mucha ayuda:

1. Las metas deben ser específicas: sea realista, vea metas al corto plazo y alcanzables. ¿Por qué no adquirir inicialmente una rutina de 15 minutos al día al inscribirse al gimnasio? Gradualmente podrá aumentar el tiempo y mejorar su condición.

2. Asesórese: es vital realizarse una evaluación médica antes de arrancar el gimnasio, pues esto le permitirá tener una análisis detallado de su composición corporal; peso, grasa, músculo, flexibilidad, coordinación o fuerza. También podrá ver cómo está su postura para que no se lesione o sufra desgastes. A partir de esta evaluación se podrá determinar el tipo de entrenamiento, duración y seguimiento en sus sesiones.

3. La compañía no está de más: puede involucrar a otras personas como familiares, amigos o pareja en el propósito de hacer ejercicio. Esto puede generar mayor compromiso y responsabilidad. También puede probar tener un entrenador personalizado que supervise su entrenamiento.

4. Variedad: Es cierto que debe mantener un ejercicio específico para ver resultados en su proceso, pero también puede variar sus rutinas convencionales con prácticas como rumba, aeróbicos, danzika, cyclingtech, crosstech o yoga. Estas actividades también le ayudarán a eliminar grasa, mejorar su coordinación, fuerza, tono y un balance entre cuerpo y mente.

5. Comer sano, pero también rico: hay quienes siguen dietas rigurosas para mantener el estado físico, según el objetivo, pero también pueden obligarse a hacer dietas restrictivas. Eso no es necesario. Se debe es, esencialmente, tener respaldo de un nutricionista para diseñar un plan alimenticio que se ajuste a sus necesidades con alimentos variados, ricos y saludables. Hay varias cosas que debe sustituir o eliminar por su salud, es cierto, pero eso no implica seguir una regla condicionante a la hora de comer. Sin embargo, evite los alimentos de paquete o refrescos.

De interésCosas que tal vez no sabía sobre el aceite de cannabis medicinal

6. El dolor no puede ser una excusa de renuncia, pero sí de seguir una rutina segura: claro, va a llegar un punto en el que se pueden manifestar ciertos dolores, muy comunes, pero otros podrían ser síntoma de posibles lesiones o mala postura al ejecutar los ejercicios. Por esta razón se debe seguir un programa a su medida de acuerdo a su condición física que, además, podría estar acompañado por el apoyo de un fisioterapeuta.

7. Descansar es vital: en esos momentos de emoción en los que se empiezan a ver resultados muchas veces se puede aumentar la intensidad y duración de las sesiones, pero cuidado, todo en exceso puede ser un problema. Además, el descanso también le ayudará con sus resultados, por lo que algunas sesiones de relajación en zonas húmedas de gimnasio pueden ayudar y dormir de 6 a 8 horas al día es vital.

8. Conéctese e inspírese: en algunas ocasiones podría llegar ese punto en el que se necesitará mayor motivación para alcanzar las metas. De hecho, cuando se empiezan a ver resultados se pueden trazar nuevos objetivos y, dependiendo lo que se quiera, reestructurar sus rutinas a puntos más avanzados.

9. No es para mañana: si en verdad quiere hacerlo, ejecútelo ahora mismo. Por su salud y acondicionamiento físico, si es algo que en verdad quiere, verá como progresivamene acostumbrará su mente y su cuerpo al ejercicio hasta hacerlo parte de su vida cotidiana.

10. ¿Un premio? ¡Claro!: Como si se tratara de un alter ego, modifique su mente para que cada vez que cumpla un objetivo en el gimnasio, se pueda consentir con una cena, ropa, viajes o algo especial, lo que desee. Todo está en usted, solo debe accionar ese 'algo' que le permita ejecutar lo que quiere. Cuando vea los logros lo hará fácil y lo disfrutará más.

Siga leyendoQué es tábata y por qué es tan bueno para mejorar su estado físico

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido