Con el nuevo presupuesto se espera que sean casi 4000 los estudiantes beneficiarios de programas de becas cada año.

Universidad Nacional
Colprensa

En las últimas horas fue aprobada en el Congreso de la República la Ley de Honores, que prevé que a la Universidad Nacional se le entreguen 100 mil millones de pesos cada año, hasta el 2.022. Según Ignacio Mantilla, rector de esta institución, dicha Ley se había tratado de gestionar desde hace tres años en búsqueda de nuevos recursos para la Universidad.  

El saliente rector de la Universidad Nacional aseguró a RCN Radio, que estos nuevos recursos serán invertidos en tres ejes fundamentales: el fortalecimiento de la infraestructura, la actualización tecnológica, y un programa de becas para estudiantes que provienen de las sedes de frontera y poblaciones vulnerables en regiones apartadas del país.  

Mantilla aclaró que la Universidad tiene autonomía en la distribución de los recursos, pero que existen proyectos prioritarios como la construcción de un nuevo edificio de artes, puesto que el que existía que tuvo que ser demolido por el mal estado en el que se encontraba, esta obra tendrá un costo cercano a los 70 mil millones de pesos. Otro proyecto urgente es la construcción de la segunda fase del Hospital Universitario, para lo cual se destinarán parte de los recursos aprobados en la Ley de Honores.  

El actual rector también se mostró agradecido, ya que no hubo voces en contra de la iniciativa y el Congreso de la República la acogió de manera unánime este proyecto. 

Respecto al programa de becas, Mantilla explicó que la universidad tiene aproximadamente 42.000 estudiantes de pregrado, y cerca del diez por ciento de estos pertenecen a un grupo que ingresa por un sistema de admisión especial, debido a que se trata de personas desplazadas por la violencia, comunidades afro, o indígenas.  

El catedrático también afirmó que programas como el PEAMA, (Programa Especial de la Universidad Nacional dirigido a bachilleres en zonas de frontera) permite que los estudiantes de las sedes ubicadas en Arauca, Leticia, Tumaco o San Andrés ingresen a la universidad con puntajes más bajos que en las ciudades principales y después de dos años se trasladen a las sedes principales a terminar sus carreras. Según Mantilla, estos estudiantes al llegar a Bogotá necesitan recursos para sostenimiento, en términos de alimentación y hospedaje, este dinero consta de aproximadamente un salario mínimo por cada beneficiario del programa.  

Con la nueva partida presupuestal, se espera que sean casi 4000 los estudiantes beneficiarios cada año, una vez se estabilice la entrega de los recursos. El rector afirmó que en este momento ya fue desembolsada una primera partida por parte del Ministerio de Hacienda que consta de 2000 millones para atender el programa PEAMA.

El saliente rector de la Universidad Nacional explicó que el presupuesto general de la Universidad Nacional es cercano a los 1.4 billones de pesos, con una partida importante para pensiones de 300 mil millones de pesos y otros 80 mil millones para la EPS Unisalud.  

Mantilla estará en el cargo hasta el próximo 30 de abril, cuando asumirá como rectora la científica Dolly Montoya, primera mujer en estar al frente de la Universidad Nacional en sus más de 150 años de historia.  

Encuentre más contenidos

Fin del contenido