Cargando contenido

Según la denuncia, se compraron sillas que costaban $370.000 en $1'500.000.

Universidad Distrital
Universidad Distrital
Universidad Distrital

Una denuncia sobre el millonario sobrecosto en la celebración de un contrato para adquirir sillas en la Universidad Distrital fue presentada en el Concejo de Bogotá. 

En la denuncia se manifiesta que las sillas tipo cajero, que tienen un valor comercial de $370.000 cada una, fueron compradas en $1'500.000.

El concejal Rubén Torrado aseguró que el contrato de 5.000 millones de pesos tenía como objetivo dotar 11 laboratorios de la sede de Bosa El Porvenir.

Lea también: ¿Por qué marchan los maestros?

“Solicité su valor unitario, me llevé la sorpresa en tres cotizaciones diferentes que compartiré con los órganos de control, al comprobar que no superan los 370 mil pesos por unidad en el mercado”, indicó el cabildante.

La compra de estas sillas se dio mediante el contrato de compraventa 014 de 2017, en el cual se presentaron cuatro proponentes. El proceso se iba a llevar a cabo mediante el modelo de subasta inversa con el fin de seleccionar la propuesta menos costosa, pero cumpliendo los requisitos de los pliegos. El negocio incluía otros elementos para dotar de mobiliario a los laboratorios.

Solo uno de los cuatro proponentes que se presentaron resultó habilitado, por lo que el contrato se adjudicó directamente con la empresa Wesemann GMHB E- ICL Didactica sin existir previo proceso de subasta que garantice menores precios en la adquisición del mobiliario”, sostuvo Torrado.

Lea además: Mineducación responde a Fecode, que se ha quejado por falta de reuniones

El concejal manifestó sus dudas frente a los requerimientos de la licitación que, entre otras cosas, incluía la celebración previa de diez contratos en proyectos relacionados, así como otras exigencias. De esta forma sugirió que esto implicaría un nuevo caso de corrupción.

Estamos ante un contrato ‘echo a la medida’ y adicional a ello se encontró que el único proponente habilitado presentó una propuesta técnica que aparentemente no cumplió los requisitos mínimos exigidos como se puede constatar en las observaciones presentadas por los demás proponentes y ubicadas en el portal único de contratación”, afirmó.

Y añadió: “Lo que se está evidenciando en el escenario administrativo de las universidades y especialmente en la Universidad Distrital es un descarado despilfarro de recursos. Mientras que los estudiantes exigen mayor inversión, los directivos gastan irresponsablemente los recursos de la educación”.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido