Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Quienes duermen mucho tienen más riesgo de un derrame cerebral.
Dormir
Ingimage (Referencia)

En la temporada de vacaciones, las rutinas de sueño en los niños suelen alterarse y así mismo las actividades que realizan en el transcurso del día, por lo tanto, una de las transiciones más importantes es la de retomar la rutina escolar.

Le puede interesar: Cinco consejos para elegirle el colegio perfecto para sus hijos

Siempre se ha creído que dormir 8 horas serán suficientes para alcanzar un descanso ideal, pero en realidad esto es un promedio al cual se ha llegado para determinar el tiempo idóneo de sueño. En los niños el periodo de descanso varía según su edad, según lo comenta la Dra. Adriana Martínez, especialista de la Asociación Colombiana:

  • Bebés: de 4 a 12 meses de edad necesitarán de 12 a 16 horas, incluidas las siestas.
  • 1 y 2 años de edad: un niño necesitará de 11 a 14 horas, incluidas las siestas.
  • De 3 a 5 años: un niño necesitará de 10 a 13 horas, incluidas las siestas.
  • De 6 a 12 años: para una buena noche de sueño, un niño de 6 a 12 años necesitará de 9 a 12 horas.
  • De 13 a 18 años: para dormir bien por la noche, la mayoría de los adolescentes necesitarán de 8 a 10 horas.

 

Desde que los pequeños salieron a vacaciones han transcurrido aproximadamente 2 meses, o quizá será el primer año de estudio presencial de muchos, es decir que el hábito o se ha perdido o debe implementarse; en cualquiera de los dos casos será fundamental el descanso, ya que un buen dormir también garantizará el adecuado crecimiento y desarrollo de los niños.

Pero, allí surge un gran interrogante para padres de familia o acudientes ¿Cómo retomar / implementar la rutina escolar y los horarios para dormir? Expertos de Emma Sleep recomiendan una serie de comportamientos que facilitarán llevar a los pequeños del hogar a un nuevo horario:

Ambiente apropiado

Tal como los adultos, los niños necesitan dormir en un área segura y adecuada, será indispensable que el lugar para conciliar el sueño posea buena organización, sea ventilado, buena oscuridad, sin dispositivos tecnológicos, sin juguetes y con un buen soporte corporal, ya que su cuerpo también necesitará una distribución adecuada del peso y de este modo evitar dolores corporales.

Adecuada alimentación

Un niño en crecimiento necesita consumir gran cantidad de vitaminas y minerales que garanticen el desarrollo adecuado, pero a la hora de dormir será clave que consuma alimentos ligeros, mínimo dos horas antes de acostarse, ya que la digestión podría dificultar el conciliar el sueño. (Cabe aclarar que cualquier cambio en la dieta debe estar avalada por su médico de cabecera).

Actividad diurna

Los niños deben desarrollar en el transcurso del día actividades físicas y mentales que les interesen, pero antes de dormir será mejor reducir o limitar el ejercicio físico y el consumo de contenidos digitales o televisivos, brindando un espacio de mínimo 60 minutos libres de estos estímulos.

Le puede interesar: Conozca las mejores aplicaciones de realidad virtual para este regreso a clases

Antes de ingresar a clases

Una o dos semanas antes de ingresar al colegio, puede adelantar cada día el horario de dormir de 10 a 15min, y así mismo la hora en que debe levantarse el menor, de este modo el cambio no será brusco y tendrá una mejor adaptación al nuevo ritmo de vida. Estos cambios pueden desarrollarse progresivamente y de este modo ayudar a que los niños se desarrollen óptimamente durante este nuevo año escolar.  

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.