Cargando contenido

"Esto no debería suceder, un aborto realizado en condiciones seguras y dentro de las causales legales tiene una mortalidad ínfima, la posibilidad de complicaciones son muy bajas", señaló Gil al referirse a la tasa del 13%, que consideran los médicos es muy alta.

Dijo además que las mujeres que toman la decisión de abortar "pasan una situación difícil porque a pesar de que el Estado garantiza los derechos de calidad, estos no se cumplen", afirmó que con lo anterior las colombianas que prefieren interrumpir su embarazo lo hacen en lugares poco seguros.

Otra situación que le preocupa a esta agremiación de especialistas pro aborto, es la objeción de conciencia que han declarado en los últimos años la mayoría de ginecólogos en el país.

En 2008 se realizó una estadística con los especialistas en esta área, donde la mitad refirió tener objeción de conciencia.

"¿Qué es la objeción de conciencia?, tenemos que ser muy reflexivos con este concepto, porque vemos con preocupación que hoy es utilizado como una excusa y barrera para que las mujeres que toman la decisión de abortar no lo hagan", aseguró Gil.

Finalmente añadió: "La objeción está basada en preceptos religiosos o morales. Cada profesional de la salud puede hacerlo, pero vemos que se utiliza para imponer barreras, dilatar los procedimientos. Para disuadirlas (a las mujeres) en su propia ética y moral, criticándolas y juzgándolas".