Cargando contenido

En momentos de pandemia, cuando mucha gente se queja por situaciones, Diego nos recuerda que para ser feliz solo se necesita a la familia.

Diego en cumpleaños
Captura de pantalla

El vídeo de un niño festejando su cumpleaños conmovió a toda Argentina y se hizo viral en redes sociales, por su felicidad al recibir pequeños regalos y la manera en la que agradeció a su familia por su pequeña fiesta.

El niño, llamado Diego, recibe un pastel casero con una sencilla vela y su familia le canta el cumpleaños alrededor de una mesa, mientras su mamá graba el momento.

Le puede interesar: Quiénes son los 'superpropagadores' del coronavirus, causantes del 80 % de los contagios

Tan pronto terminan de cantarle el cumpleaños, le entregan una caja grande de cartón envuelta en papel de colores, allí se encontraban todos sus regalos.

El niño se emocionó al abrir la caja y ver dos globos rojos. Luego saca una botella de gaseosa, un paquete de papas, dos stickers de Toy Story, un librito para pintar, máscaras de cartón alusivas a Toy Story, un juego de jenga, galletas y pinceles para colorear.

“Miren lo que me trajo también” decía Dieguito a medida que iba sacando sus regalos, con una gran sonrisa y sorpresa.

“¿Dónde consiguieron todo esto?”, le preguntó a la familia. Y finalmente, gritó: “Este es el mejor cumpleaños de mi vida. Los adoro. ¡Ay, me emociono tanto!”.

El vídeo que dura casi cuatro minutos, fue publicado por la mamá de Dieguito, Daniela Juárez, y suma más de un millón de reproducciones.

En momentos de pandemia, cuando mucha gente se queja por distintas situaciones, Diego nos recuerda que para ser feliz no se necesitan regalos exuberantes, solo  a la familia y mucho amor.

Lea también: Equipo de la OMS parte hacia China para investigar el origen del coronavirus

Al preguntarle a Diego qué deseo había pedido en su cumpleaños número siete, él  contestó: “Tener una familia hermosa“.

 Lo que se sabe de Diego y su familia, según Infobae, es que  sus padres tienen un almacén en un sector conocido como González Catán, y esa es su única fuente de ingresos.

“El niño sabe del contexto que se vive y por eso rara vez pide algo. Va a cuarto grado del colegio Vera Peñaloza, es buen alumno y está aprendiendo a leer”, indica el portal.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido