Cargando contenido

En Colombia, el término es principalmente usado por los habitantes de Antioquia, aunque ya se ha extendido por todo el país.

Grupo de amigos, 'parceros'
En Colombia la palabra 'parcero' es sinónimo de amigo.
ingimage

Parcero, parce, parcerito, parcerazo. Estas son las versiones de la palabra más famosa usada por los colombianos, especialmente los paisas, para referirse a sus amigos. Gracias a figuras públicas como Juanes, Maluma y J Balvin, el término ha sido ampliamente conocido en el mundo. Sin embargo, ¿cuál es su verdadero origen?

Luz Stella Castañeda Naranjo, maestra de filología, ciencia que estudia entre otras cosas, la evolución de la lengua, explicó en entrevista con la BBC que la palabra 'parcero' tiene su origen del portugués 'parceiro', que comparte el mismo significado, es decir, el de compañero o amigo, y se quedó como parte del vocabulario coloquial principalmente de Antioquia desde la década de los 80. 

Según la experta, en los años 80 cientos de personas de bajos y altos recursos empezaron a trabajar en las cocinas de droga ubicadas en la frontera entre Colombia y Brasil, de ahí que los antioqueños 'españolizaran' el 'parceiro' convirtiéndolo en 'parcero', que empezó a ser usado con frecuencia no solo por los habitantes de Antioquia, sino también por los paisas de Caldas, Quindió y Risaralda 

Lea también: ¿Sabe cuál es el origen de la palabra 'sumercé'?

Sin embargo, también es necesario resaltar que ciertos sectores de la sociedad asocian el término con la delincuencia, por lo menos así lo explica a la BBC el sociólogo Edward Salazar. "La palabra está asociada a la delincuencia, a una suerte de peligrosidad adjudicada a quienes la utilizan", comenta. 

Pese a que existan algunos detractores de 'parcero', lo cierto es que no importa el estrato social, el nivel de estudio o el color de la piel, todos los colombianos en algún momento han usado esta palabra, que por supuesto, genera un fuerte poder de identidad. 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido