Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Desempleo
AFP

El ámbito laboral es, sin duda, uno de los temas primordiales en la vida de los adultos en el mundo, ya sea por superación personal, ejercer una profesión, o por dependencia económica, como lo es en la mayoría de los casos. Sin embargo, independientemente de las razones para ingresar al mundo laboral, las personas tienen los mismos objetivos: Estabilidad, crecimiento económico y éxito laboral. 

Estos objetivos se logran en algunos casos, mientras que en otros no resultan tan positivos y es cuando llega el desempleo, la etapa que va acompañada de sentimientos de frustración, rabia y desespero por la incertidumbre sobre qué pasará con su futuro laboral

Esta situación despierta en los desempleados un afán por conseguir de nuevo un trabajo y continuar en el mundo laboral, y es allí donde muchas veces, por este afán de continuar trabajando, se cometen errores que llevan a un nuevo fracaso el cual no siempre tiene que ver con despidos, sino que también se presenta cuando la persona busca y acepta apresuradamente un trabajo que termina por no satisfacer las necesidades tanto económicas como personales del individuo y lo llevan a disminuir su rendimiento o a desistir del empleo

Estos casos son muy comunes, especialmente en Colombia, donde la tasa de desempleo aumentó en 2018, ubicándose en 9.7%

Le puede interesar: Desempleo en Colombia continúa en aumento

Debido a esta cifra de desempleo, que viene en aumento, el coach laboral César Escobar dio a conocer algunas alternativas efectivas en la búsqueda tradicional de empleo, al tiempo que hizo un análisis sobre el proceso que debe llevar una persona para pasar del desempleo al empleo. De igual forma determinó que durante este proceso se debe pasar por unas etapas que, de ser bien llevadas, pueden ayudar a regresar al mundo laboral con mayor éxito y mejores resultados. 

Escobar explicó que se trata de cuatro estados llamados: Afán, Desconfianza, Reestructuración y Gestión. 

El conocer y saber llevar estas etapas, según indica el coach laboral, ayudarán a obtener mejores resultados en los objetivos laborales y ayudarían a mejorar los indicadores de satisfacción laboral que, según un estudio de la Universidad del Rosario, indican que actualmente la insatisfacción de los asalariados es del 11.3%, siendo las mujeres las más inconformes en su trabajo actual (12.19%), frente a los hombres (10.7%). 

Lea también: Banco de la República prende las alarmas por reciente cifra de desempleo

Estas son las etapas a tener en cuenta: 

Afán: encontrar un trabajo lo más rápido posible y cómo sea 

Esta primera etapa se presenta debido a la presión económica y social que comienza a “atormentar” al desempleado, lo que lo lleva a buscar de manera desesperada un nuevo empleo y tomar la primera oportunidad que se presente. 

“En este afán, el sujeto pone toda la acción en terceros, pensando que le van a salvar el pellejo, dejando de lado elementos importantes como el auto conocimiento y la investigación de mercado. Lo que tiene esta persona es afán, por ende, no tiene tiempo para esas cosas”, explicó César Escobar. 

También dijo que, por este afán, los desempleados suelen caer en tres errores típicos los cuales son:  

· Permitir que un tercero le arregle la hoja de vida, dejarla genérica para aplicar a cualquier cargo y distribuirla por cualquier empresa.  

· En la entrevista, responder lo que cree que quieren escuchar. 

· “Networking” abusivo, buscar a todos los amigos y conocidos para decirles “si sabe algo, me avisa” “estoy buscando en lo que sea”, en pocas palabras está poniendo al amigo a buscar por él. 

Más información: Llaman a colombianos a 'ponerse las pilas' ante competencia laboral con venezolanos

Desconfianza:  Incredulidad y falta de autoestima. 

Esta etapa llega después de que la persona se da cuenta que conseguir empleo “en lo que sea” no es tan fácil y no se logra en cuestión de días. Tras ver que pasan semanas y aún no se ha empleado, el individuo entra en una depresión propia de la búsqueda de trabajo

Debido a esta depresión el desempleado comienza a culpar de sus males a su entorno, nunca responsabilizándose el mismo. Este es un error común, el no analizar en qué se está fallando para no lograr los objetivos

“Esto conlleva a una profunda desconfianza que se expresa contra tres actores: el país, el mercado y su condición”, señala el coach. 

Reestructuración: enfoque y estrategia 

La tercera etapa es de gran importancia después de que la persona logra determinar sus fallas y tomar con calma la situación para arrancar en una búsqueda centrada de lo que se quiere lograr. 

“Algunas personas llegan a la conclusión que, para tener una búsqueda laboral exitosa, necesitan estrategia. Para tener estrategia, necesitan enfoque. Por eso se toman una tregua, un espacio personal donde pueden descubrir su objetivo laboral y establecer acciones concretas para lograrlo”, concluye Escobar. 

Es el momento en que la persona logra determinar su identidad laboral, tras un proceso de autoconocimiento que le permite establecer su valor agregado. 

Gestión: acciones enfocadas con alta utilidad 

Superando la etapa de reestructuración, se puede pasar a la gestión, donde el desempleado comienza en una búsqueda centrada de empleo. “De forma estratégica y enfocada”. 

En esta gestión es importante tener en cuenta dos ítems: Preparación y Conexión. 

· Preparación: Al conocer las competencias requeridas en los lugares donde quiere acceder, entra en un proceso de prepararse en esas competencias que le hagan falta y afirmar aquellas que ya tenía.  

La persona entiende el concepto de “estar desempleado no quiere decir estar desocupado”. 

·  Conexión: Este networking difiere del anterior ya que las preguntas son claras, enfocadas. Segundo, la persona está buscando información, que presenta una actitud diferente a la de tratar de “embutir” la hoja de vida a todos.

Conocer y saber llevar estas cuatro etapas generan un crecimiento personal que evitaría a futuro frustraciones laborales, mayor estabilidad y control sobre su empleabilidad. Así que si usted arrancó el año sin empleo, no se afane, tome las cosas con calma, aplique los tips de cada etapa y prepárese para tener una mejoría laboral.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.