Cargando contenido

Una comisión de expertos recomendó buscar otras fuentes de energía.

Carbón
Foto: Archivo Colprensa

Alemania se propone dejar de producir energía eléctrica a partir del carbón a más tardar en 2038, según un plan elaborado por una comisión designada por el gobierno.

Esta transición costará alrededor de 80.000 millones de euros (91.200 millones de dólares). La mitad del dinero se usará para ayudar a las regiones afectadas del oeste y este del país y el resto para evitar que se dispare el precio de la electricidad.

Lea más: Alemania cierra su última mina de carbón

El acuerdo se alcanzó después de meses de negociaciones arduas y una última sesión maratoniana de casi 24 horas hasta este sábado por la mañana, declararon varios miembros de la comisión.

La comisión está compuesta por expertos, representantes de empresarios y trabajadores del sector y de oenegés de defensa del medio ambiente.

El gobierno alemán tiene la última palabra, pero todo parece indicar que seguirá las recomendaciones de la comisión creada por él mismo.

Lea también: Volkswagen le apuesta a la producción de carros eléctricos

La retirada del carbón se hará de forma progresiva y la última central cerrará como muy tarde en 2038, pero la comisión no descarta adelantar la fecha a 2035 si las condiciones lo permiten.

Actualmente el carbón representa más de un tercio de producción eléctrica en Alemania, contra sólo el 3% en Francia.

Una situación que impide a Alemania alcanzar sus objetivos climáticos de reducción de emisiones contaminantes.

Fuente

Sistema Integrado Digital y AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido