Cargando contenido

Los insectos suponen una importante fuente de alimentación.

Conservación ambiental
Producción de alimento con insectos
AFP

Los altos niveles de contaminación en el planeta ocasionaron que diferentes científicos y nutricionistas diseñaran mecanismos de exploración de proteínas que redujeran los altos niveles de CO2 que se producen con el consumo de carne animal. 

Desde 2018, los insectos se han posicionado como uno de los ingredientes en la dieta de algunos humanos, por lo que se consideró que también podría ser una opción para la producción de purina.  

La iniciativa la lideró Yora, compañía que puso en el marcado en Inglaterra un alimento para perro que promete ser el más sostenible de mundo.  

“Los insectos conforman un 40% de la proteína en el nuevo producto, que está compuesto de larvas de moscas negras que fueron criadas por la empresa Protix en Eindhoven (Holanda)”, sostuvo un vocero de la compañía en El Espectador.  

Acompañada de la sustancia de insectos, la comida contiene avena, semillas, levadura, patatas y demás productos naturales que no afectan negativamente al medio ambiente.  

Lea más: Hamburguesas de grillo, la nueva iniciativa ambiental en Europa

Los insectos ayudarán entonces a reducir el daño ambiental que generan los altos volúmenes de carne presentes en la purina, con la que se alimentan los animales. 

Hay quienes consideran que los insectos suponen una fuente de alimentación relativamente sostenible que podría ayudar a erradicar el hambre mundial y reducir el impacto medioambiental perjudicial que supone la producción de carne.

En ese sentido, varios estudios han advertid que son nutritivos, contienen proteínas esenciales, grasas, minerales y aminoácidos, siendo fáciles de digerir. 

Tom Neish, fundador de la compañía, indicó que luego de realizar 29 alimentos distintos, lograron encontrar la combinación perfecta entre los insectos y sus componentes, que los llevaron a publicar el resultado final.  

Según las cifras publicadas por la Organización Mundial de la Alimentación y Agricultura (FAO), la producción industrial de proteína animal, es uno de los sectores alrededor del mundo que generan más gases de efecto invernadero con un 18 %, seguido de la industria del trasporte. 

Lea también: Obesidad, desnutrición y clima: tres males y una misma amenaza para la humanidad

Los perros y los gatos consumen el 20 % de la carne a nivel mundial, lo que indica una cuarta parte de la producción total de la proteína. 

Por esta razón, la compañía logró reducir el 96 % de emisiones de efecto invernadero reemplazando la proteína animal, por las larvas que requieren un 4 % de agua y un 2 % de tierra.  

El producto está disponible en todo el mundo pues mediante su página web se puede adquirir la purina De insectos que contribuye a la protección del medio ambiente. 

En locales: Concejal dice que no estaba ebria sino "contenta" por su cumpleaños

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido