Cargando contenido

Habitantes de sectores aledaños al santuario estarían tomando el agua de esa especie e impidiendo que se hidraten.

mono tití
Colprensa

La temporada de sequía que se viene registrando y que está golpeando a varias poblaciones del norte y centro de Bolívar, ha encendido las alarmas entre los ambientalistas por los posibles impactos que este periodo puede ocasionar a la población de mono tití cabeciblanco, que se encuentra en el Santuario de Flora y Fauna Los Colorados,área protegida que está bajo la responsabilidad de Parques Nacionales Naturales de Colombia.

El ambientalista George Salgado, manifestó que debido a las fallas que se presentan en el acueducto que abastece de agua a San Juan Nepomuceno y San Jacinto, algunos pobladores recurren a captar el líquido que pertenece a las reservas que están en el Santuario, hecho que preocupa porque estaría originando que las especies que habitan en ese ecosistema estén teniendo dificultades para hidratarse.

"Cuando el daño dura demasiado y a eso se le suma que ha dejado de llover, lo que queda como opción son las reservas naturales, donde éstas se comparten entre las comunidades y los animales silvestres. Las especies sufren, se deshidratan y pueden morir porque no hay un plan de mitigación para cuando suceda estas cosas", expresó.

Rosa María Guillen, vocera de la Fundación 'Proyecto Tití', señaló que particularmente la zona del santuario es muy seca y los periodos de lluvia son escasos. 

Guillen dijo que no hay alarma debido a que el tití cabeciblanco al ser una especie propia de estos ambientes, sabe adaptarse; pero si las precipitaciones no llegan pronto “podríamos estar ante una emergencia”.

"Nos encontramos dentro de los límites de la época seca que anualmente se presenta en el ecosistema de bosques secos como es donde habita el tití cabeciblanco como de muchos otros animales. Todavía no se han reportado situaciones extremas, pero si esa sequía se extiende, sí puede generar problemas", señaló.

La experta indicó además que se prevé que finalizando el mes o principios de abril, vuelvan las lluvias a la zona, pero si estas no aparecen y la sequía se prolonga por lo menos dos meses, el mono tití cabeciblanco verá comprometida su alimentación y su reproducción.

"En el caso de los titís, su reproducción, su fertilidad aumenta cuando tienen mucha comida y tienen mucha comida cuando hay bastante agua y el bosque florece y da abundante fruto. Entonces si se extiende la sequía, no va a haber comida y significa que va a bajar la producción y eso va a afectar a la población", apuntó. 

Luz Elvira Angarita, directora territorial Caribe de Parques Nacionales Naturales de Colombia, al ser consultada por este medio de comunicación por esta preocupación, manifestó que si bien se vienen registrando altas temperaturas, no se está presentando ninguna situación de alerta en el Santuario, por lo que aseguró que no hay dificultades en el suministro de agua para los animales como afirmó que tampoco hay animales, particularmente mono titi, que registre problemas de deshidratación.

En la Región Caribe y parte del Urabá Antioqueño, habitan más de 7.000  titis cabeciblanca, donde alrededor del 10% de esta población habita en el Santuario de Flora y Flaura 'Los Colorados'.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido